Gala Desafío

«Quiero agradecer a los que han estado a mi lado para ser mejor persona y deportista»

María José Rienda y Lidia Cánovas, en la entrega. /A. AGUILAR
María José Rienda y Lidia Cánovas, en la entrega. / A. AGUILAR

Lidia Cánovas, campeona de España de Esquí Alpino 1 Recibe su distinción de manos de una leyenda de la nieve, la granadina María José Rienda, Secretaria de Estado para el Deporte

F. R.GRANADA

A Lidia Cánovas le cambió la vida cuando le diagnosticaron epilepsia. Sin embargo, sus metas y su voraz espíritu deportivo y competitivo se mantuvo inalterado. Desde entonces, esta guerrera ha sorteado los obstáculos de la vida con la misma destreza que lo hace sobre las nevadas pistas de Andalucía y España, de las que se ha coronado campeona en un eslalon de superación sin precedentes.

«He practicado esquí, tenis, baloncesto y fútbol», comentó Lidia en su vídeo de presentación. Con 31 años, lo ha esquiado todo. «He hecho la pista 'La Negra', 'El Río', 'El Veleta', He bajado por todas ellas. Y me hace sentirme muy bien, porque es un deporte que me gusta un montón y me ayuda a mejorar más, a esforzarme y poder seguir adelante», explica con naturalidad esta campeona, que no limita el deporte al tiempo que pasa sobre los esquís con los bastones, sino que prepara su cuerpo con ilusión y disciplina al desprenderse de estos.

«También fuimos a Candanchú y quedé la primera en categoría adaptada. Me dio mucha alegría conocer todo aquello y a a la gente. Estuvimos muy a gusto allí», rememora sobre sus primeros premios en esquí adaptado, algo que no terminó de asimilar, expresa emocionada: «Cuando me dieron mi primer premio, no me lo creía. Yo no sabía lo que era una cosa de esas, una emoción tan grande».

Ahora es otro galardón el que se suma a su vitrina de trofeos, el que reconoce sus virtudes deportivas y su esfuerzo sin igual por superar esa discapacidad y proclamarse campeona, no sólo del deporte que ama, sino también de su vida. «Este premio es para mí una alegría muy grande», se despedía en las imágenes que se proyectaron a los presentes. Un premio que recogió además de una leyenda de la nieve: la Secretaria de Estado para el Deporte María José Rienda, que posó junto a la premiada conmovida por el valor de Lidia.

«Os quiero dar las gracias a todos por estar aquí. Agradecer a la fundación y a mi club deportivo por la oportunidad que me han dado siempre para todo y poder practicar el deporte que más me gusta. También a todos los amigos, compañeros y entrenadores que han estado siempre a mi lado para ser mejor deportista y mejor persona día a día», reconoció en un breve pero directo discurso que despertó el aplauso de todos los asistentes. Un premio que vuelve a ser plenamente inclusivo, no sólo a un estandarte granadino del deporte adaptado, sino a una guerrera. Una mujer que ha conquistado las más altas cotas del deporte femenino logrando los campeonatos de Andalucía y España para levantar el Premio Desafío y dar mayor foco a la especialidad que tanto ama. El que le hace sentirse más y mejor consigo misma cada día que pasa.

Gala Desafío

 

Fotos

Vídeos