Gala Desafío

La pasión de un chico de Huétor Tájar que quiere golear como Morata

Paquillo Navas (derecha), junto a Rafael Lamelas. /A. AGUILAR
Paquillo Navas (derecha), junto a Rafael Lamelas. / A. AGUILAR

Paquillo Navas, futbolista | Este joven sigue soñando con practicar el deporte que más le gusta usando una prótesis, tras perder media pierna a causa de un cáncer

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

Paquillo Navas es un chico que se hace querer. Su naturalidad conquistó al público de la gala Desafío, con el chaval abrumado por las sorpresas que le deparó la velada. La principal, un saludo muy especial de un futbolista sensible con su situación que se ha convertido en un amigo más. Álvaro Morata, internacional con la selección española y jugador del Chelsea en la actualidad, le envió un cálido saludo a través de un vídeo, tendiendo su mano para aquello que necesitara. Anne Igartiburu, con complicidad, le susurró al oído que aprovechara para pedirle algo al delantero. Paquillo se conformó con unas entradas para un partido del conjunto británico. Esta relación casi fraternal empezó hace unos meses y se simboliza con la camiseta 'blue' que luce este joven de Huétor Tájar, con dedicatoria y firma del propio Morata, el número 9 a la espalda.

Paquillo ama el fútbol, pero un 'contrincante' vil quiso interrumpir su sueño. Sufrió un cáncer en su pierna y se la tuvieron que amputar. Su familia, humilde, no se podía costear una prótesis. Sin embargo, el deporte rey a veces depara sorpresas y, gracias al apoyo de asociaciones, colectivos y, por supuesto, de muchos deportistas de todas las edades, se puedo organizar un cuadrangular solidario en su localidad natal que permitió recaudar un dinero importante que contribuyó a mejorar su vida.

El padre de Morata se enteró de esta celebración, se lo comentó a su hijo y este donó la elástica de su club actual. «Se preocupó por mí y colaboró también con dinero», desvela Paquillo.

Comenzó a dar patadas al balón con sólo cuatro años. Era defensa y, aunque diestro, solía actuar en el perfil izquierdo cuando jugaba con sus amigos. «Siempre estaba en la calle, pero como ahora no puedo correr paso más tiempo en casa, con los deberes o la consola», cuenta. Madridista reconocido, su ejemplo desde pequeño ha sido Sergio Ramos por coincidir en la posición, aunque también admira a Asensio y Cristiano Ronaldo, que se marchó a Italia. «Unos conocidos me invitaron a ir a Valdebebas, a los campos de entrenamiento. Pensaba que íbamos a Madrid por algo de la prótesis, pero me llevaron allí, me dieron un balón y cuál fue mi sorpresa cuando vinieron los futbolistas a firmarlo y nos echamos fotos», relata con orgullo.

Los sueños de Paquillo son modestos. «Simplemente me gustaría echar un rato con los amigos en una peña», ansía, aunque no le importaría probar otros papeles dentro de este deporte, «como ser entrenador o incluso árbitro», sorprende. Tanto su familia como él agradecen a todas las personas que les han brindado su apoyo y que siguen contribuyendo a animar a un chiquillo que ha encontrado el refrendo absoluto del fútbol granadino y el guiño de profesionales que son referentes para él.

Gala Desafío

 

Fotos

Vídeos