Gala Desafío

«Compartir el tiempo con quien más lo necesita os hará mejores»

Abarca recibe el premio del redactor de IDEAL Camilo Álvarez junto a su mujer y su hija./ALFREDO AGUILAR
Abarca recibe el premio del redactor de IDEAL Camilo Álvarez junto a su mujer y su hija. / ALFREDO AGUILAR

Jorge Abarca, deportista | «Hay que apoyar la investigación porque es la máquina del tiempo de muchos de nosotros», recuerda este gran ejemplo de vida

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGRANADA

Un enorme séquito acompañaba a Jorge Abarca a su llegada al Hotel Barceló Congress, como una estrella que es. Y aún así se había quedado gente sin poder ir. «¿Puedo llamar a mi hermano y que se venga también?». Claro que podía, era uno de los grandes protagonistas de la noche, nada se le podía negar. Fue un día intenso. Con motivo de su galardón en la Gala Desafío el programa ¡Vaya mañana! de Canal Sur, que presenta el granadino Fernando Díaz de la Guardia, lo visitó en su casa en directo para felicitarle. Por la tarde-noche, a recibir el cariño y la admiración de la sociedad granadina.

A Jorge Abarca le diagnosticaron Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) en 2013. Antes de eso, como reza el mensaje principal en su cuenta de Twitter, «solo vivía», desde aquel día «muero por vivir». Decidió que lo que necesitaba su cuerpo y su mente eran empezar a disfrutar de la vida y contagiar a cualesquiera que se le acercaran de que es la manera de ser feliz. Toda su vida había hecho deporte y desde 2013 «me tuve que adaptar», cuenta. Además de disfrutar de la vida a través del deporte, quiere dar visibilidad a una enfermedad que necesita mucha más inversión en investigación para encontrarle la cura que aún no tiene. Completó dos veces el Camino de Santiago y luego se pasó al tándem y a un triciclo adaptado para coronar siete cumbres del Tour de Francia y de la Vuelta a España. «Lo único que he hecho desde que se me diagnosticó la enfermedad es agarrarme a la vida y disfrutar del día a día».

Los nueve homenajeados subieron acompañados de alguna de las azafatas. Él, especial siempre. Subió al escenario junto a su mujer, Maribel, y su hija Laura, quien recibió el premio. El discurso de Jorge, como siempre, fue elocuente y emocionante. Un nudo en la garganta se instaló en cada uno de los presentes mientras insistía en que este es «un premio a las ganas de vivir». No se olvidó de dar las gracias a sus padres «por enseñarme lo más importante, que son los valores humanos». También «a mis hermanos y resto de mi equipo, porque sin ellos ninguno de estos locos retos que me propuse los hubiese conseguido». Quiso darle las gracias aprovechando el momento «por adelantado, porque sé que no me dejarán solo en el reto más difícil que tenemos, que es vivir». A Jorge Abarca no le gusta «dar consejos», pero sí «contar verdades». Como que «en la vida lo más importante somos las personas, y lo más importante que tenemos es nuestro tiempo. Algunos no tenemos todo el tiempo que quisiéramos, pero vivimos más que quien cree tener todo el tiempo del mundo. Tiempo que pasa y que no vuelve, así que aprovecharlo. Y si podéis compartir algo de ese tiempo con quien más lo necesita, os hará aún mejores personas».

No se olvidó, es obligatorio, enviar un mensaje de cara al futuro. «No me puedo ir sin pedir una cosa muy importante: quiero que en la medida de vuestras posibilidades me ayudéis a denunciar y a apoyar la investigación porque es la máquina del tiempo de muchos de nosotros».

Emocionante, directo, simpático como es, realista, irradiador de vida. Un ejemplo para todo el que se acerca a su historia, la de los que luchan por vivir con todas sus fuerzas.

Gala Desafío

 

Fotos

Vídeos