Gala Desafío

«Espero poder agradecer el apoyo prestado a punta de carrera»

Michelle recibe el premio de manos de Eduardo Peralta./PEPE MARÍN
Michelle recibe el premio de manos de Eduardo Peralta. / PEPE MARÍN

Michelle Morgan, atleta | Esta chilena afincada en Granada disfruta de las carreras populares de la provincia sin dejarse caer por las lesiones que van surgiendo

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGRANADA

Un accidente de tráfico le hizo perder parte de una pierna, por debajo de la rodilla, cuando paseaba en bicicleta hace cinco o seis años. No le apartó del deporte que ya practicaba antes del suceso. Se amparó en el atletismo y encontró en las carreras populares de la Granada que la acogió cuando llegó desde su Chile natal un modo de superación y un aliciente para superar los obstáculos de la vida. «Voy consiguiendo retos, como completar hace dos años diez carreras del Gran Premio de Fondo de la Diputación o terminar la Carrera de las Fuerzas Armadas Las Dos Colinas, que es mi meta para el próximo año repetir», asegura ilusionada.

Cuando sufrió el accidente se le fabricó una prótesis que colocar en su pierna derecha para correr cada prueba. El tremendo esfuerzo que tiene que realizar con la izquierda pasa factura, así que cada vez que acaba un reto tiene que curarse las heridas rápido para enfrentarse al siguiente.

Cuando Michelle subió el lunes al escenario a recoger su premio de manos del director de IDEAL, Eduardo Peralta, lo hizo con la humildad de alguien que asegura que «hay muchos deportistas que se lo merecen más que yo porque he estado este último año parada». Lo merece sin ninguna duda. Michelle recordó que tiene «una lesión en la rodilla de la pierna buena y he podido hacer solo una carrera». Estaba «muy agradecida porque siempre se han fijado en lo que hago y en el esfuerzo que pongo en cada carrera». Un ejemplo de cómo adaptarse al medio, pelear por lo que te apasiona y dejar hasta el último gramo de esfuerzo para llegar al final del camino.

La atleta chilena agradeció a IDEAL «la gran visibilidad» que ha dado «al deporte adaptado y en mi caso también en competiciones en las que participo con gente que no tiene ninguna discapacidad. Espero agradecer el apoyo a punta de carrera». Incluyó en sus discurso a su marido, Enrique, «que me va a tener que llevar a todos las carreras. Intentaré hacer algún nuevo reto y que os enteréis por el periódico».

Amor en la red

El caso de Michelle es tan singular hace unos años como habitual en estos tiempos de digitalización. Conoció al que hoy es su marido a través de la red. Ella vivía en la localidad chilena de Talcahuano y él en el barrio granadino del Zaidín. La invitó a conocer su ciudad y desde entonces nadie los ha separado. Tan fuerte fue su unión que lo dejó todo atrás para instalarse en España. Un día, completando la ruta entre Otura y La Malahá en bicicleta, un camión se la llevó por delante. Perdió parte de una pierna y se enfrentó a un proceso de recuperación largo que puso a prueba su fortaleza mental. Varias intervenciones quirúrgicas y un dolor que la impedía caminar amenazaban con cerrar su círculo deportivo. La vida le tenía guarda una grata sorpresa tras tantas pruebas que superar. «Un día, de repente el dolor desapareció, se fue sin más», reconocía en una entrevista anterior.

Adaptó su cochera para convertirla en un gimnasio y cuando empezó a sentir que sus progresos le llevaban a salir de la cueva encontró en el atletismo la motivación para seguir creciendo como deportista y como persona. Ahora solo piensa en nuevas metas.

Gala Desafío

 

Fotos

Vídeos