Gala Desafío

Ocho historias de superhéroes

La presentadora de TVE Anne Igartiburu fue la maestra de ceremonias de los Premios Desafío, que reflejaron conmovedoras historias de deporte inclusivo./ALFREDO AGUILAR | GALERÍA: PEPE MARIÍN Y ALFREDO AGUILAR
La presentadora de TVE Anne Igartiburu fue la maestra de ceremonias de los Premios Desafío, que reflejaron conmovedoras historias de deporte inclusivo. / ALFREDO AGUILAR | GALERÍA: PEPE MARIÍN Y ALFREDO AGUILAR

La lucha de Jorge, los anhelos de Paquillo o las lágrimas de Manuel. Las nueve historias homenajeadas en los premios Desafío llegan al alma

CÉSAR GUISADOGRANADA

Comentó la conductora de la gala, la presentadora de televisión Anne Igartiburu -quien por cierto fue una luz brillante sobre el escenario del hotel Barceló Granada Congress-, que hay deportistas «hechos para ganar, no para derrotar contrarios». Y llevaba la razón, porque si algo ganaron el lunes Lidia, Javi o Michelle fueron cientos de corazones. Se los llevaron a casa y allí vivirán para siempre en una vitrina entre medallas y trofeos.

A Manuel Robles se le quebró la voz acordándose de su padre, «que sé que me estará viendo», decía desde su silla de ruedas con una mirada de soslayo al cielo y apretando fuerte con las manos el galardón que fue a recoger. Paquillo, que tiene once años como once primaveras, arrancó carcajadas a la platea cuando a susurros le hablaba a Anne de su amigo Morata. Y Jorge nos pidió a todos «tiempo para vivir», acompañado por su mujer Maribel y su hija Laura. Vaya mensaje.

Momentos que sirven para dibujar en el imaginario, para revivir y acordarse de los detalles de la gala de entrega de los premios Desafío, una velada mágica. IDEAL y Bidafarma quisieron honrar el esfuerzo y la superación personal que cohabitan a veces camuflados en la sociedad, distinguiendo a quienes, sin duda alguna, hoy mejor hacen honor de estos valores en ella, pero especialmente desde el mundo del deporte: los atletas con discapacidad.

Ante todo se celebró una gala positiva, con alma, dejando fuera las aflicciones, porque si algo consiguen estos deportistas es celebrar un éxito cada fin de semana. De eso se trató y se cumplió la misión. «La vida a veces trata de imponer límites a las voluntades. Hace lo posible por intentar apagar los sueños y quebrar las oportunidades. Lo ha intentado con Jorge, Paquillo, Manuel, Michelle, Javi, Eduardo, Lidia o Eva. Lo ha intentado, pero no lo ha conseguido», extendió Igartiburu en su presentación, enviándoles un guiño a los homenajeados. Una presentadora que, por cierto, confesó vivir un momento especial porque aquí se unían muchas pasiones, «como el compromiso, la responsabilidad de estar y de responder cuando hace falta -a fe que lo hizo-, Granada y, cómo no, el deporte». También habló sobre comunicar. Qué necesario

Los premios Desafío reconocieron ocho historias de «superhéroes». Nueve si nos atenemos a la precisión, porque al elenco de deportistas se unió otro de la gran pantalla como Alberto Nieto, o Benito en la película 'Campeones', de Javier Fresser. Él y ocho granadinos, algunos nacidos y otros de adopción, que «nos han dado ejemplo con su fortaleza, sonrisa abierta y la ternura que desprenden», ponderó la presentadora antes de lanzar una mirada cómplice a Michelle, Paquillo, Javi o Manuel, «deportistas hechos para curarse las heridas, para seguir, para creer en la fantasía del fútbol, escalar a oscuras muros o convertirse en leyendas del deporte desde una silla de ruedas», repasó.

Deporte inclusivo

Presentes en la platea, varias autoridades. La secretaria de Estado para el Deporte, la granadina María José Rienda, representando así al Gobierno y ese impulso avanzado en esta gala de hacer del deporte inclusivo una bandera. También de la Junta de Andalucía, de la Diputación de Granada y del Ayuntamiento, así como asociaciones locales y nacionales relacionadas con la inclusión, federaciones y clubes deportivos presentes en apoyo a esta iniciativa.

Pero buena parte del mérito de acontecimientos como este es de «grandes empresarios y pequeñas empresas que en el día a día se comprometen con la sociedad». Así, el presidente de Bidafarma, Antonio Mingorance, descorchó la gala acordándose de la canción de Izal que cuenta 'La increíble historia del hombre que podía volar pero no sabía cómo', «porque a menudo podemos y sabemos fijarnos metas en el horizonte de nuestras vidas. Lo que nos hace diferente está en los que aprenden a hacerlo de una u otra forma y los que quieren conseguirlo», advirtió. Mingorance recordó que deporte es salud y por eso Bidafarma está con el deporte y especialmente con los que necesitan apoyo social.

Seguidamente, tomó la palabra el director de la multimedia IDEAL, Diego Vargas, reconociendo que para este medio «es un verdadero honor poder celebrar este tipo de galas, hablar de deporte inclusivo y dar relevancia a todas vuestras historias, porque reunís una gran cantidad de valores importantes. Parte de esa cohesión que necesitamos y que vertebran esta sociedad», dedicó a los premiados.

Un mensaje diáfano

Y uno a uno los distinguidos recogieron sus galardones dedicando unas palabras al público. Y tocaron los corazones, no cabe duda. Porque a quien no se le mueva el alma cuando habla Jorge Abarca es porque no la tiene. Qué forma de lanzar un mensaje tan claro, diáfano y necesario como es el de la necesidad de gastar nuestro tiempo celebrando la vida con los nuestros. «Algunos no tenemos todo el tiempo que quisiéramos pero vivimos más que quien cree tener todo el tiempo del mundo. Tiempo que pasa es tiempo que no vuelve, así que aprovechadlo. Y si podéis compartir algo de ese tiempo con quién más lo necesita, os hará aún mejores personas», abundó. Jorge Abarca reivindicó la lucha de tantos diagnosticados de ELA como él, de la necesidad de que la ciencia siga profundizando para encontrar una cura o mejorar su vida. «La investigación es la máquina del tiempo de muchos de nosotros», subrayó antes de que el auditorio rompiera en un estruendoso, cariñoso y largo aplauso.

Ellos son como el equipo del entrenador Marco, unos 'Campeones'. Y cerró la presidenta del Consejo Superior de Deporte. Resaltó María José Rienda que «el deporte es la mejor herramienta para inculcar valores, compañerismo, sacrificio, juego limpio y constancia». Y lanzó un compromiso: «lucharemos por una sociedad más justa, inclusiva e igualitaria», puntualizó. Eso sí que es todo un desafío.

Gala Desafío

 

Fotos

Vídeos