Las criaturas marinas que pueden sorprender a los bañistas de las playas de Granada

Las criaturas marinas que pueden sorprender a los bañistas de las playas de Granada

Como en el caso de las salpas, su presencia se debe sobre todo al aumento de la temperatura del Mar Mediterráneo

ÁLVARO LÓPEZ

Los bañistas de la Costa Tropical de Granada están sorprendidos ante la aparición de las conocidas como salpas. Estas criaturas marinas se han dejado ver en las playas granadinas provocando que los que las han visto llegaran a creer que eran bolsas de plástico por su apariencia física. Lo cierto es que no son peligrosas para los bañistas pero sí indican que, como otras especies marinas, el Mar Mediterráneo está sufriendo cambios sobre todo en su temperatura.

Estas modificaciones han hecho que en los últimos años, según explican expertos como el entomólogo Rubén Blanco, animales marinos que no suelen verse en la costa, hayan aparecido. En el caso de las salpas su presencia no es preocupante, pero en el de otras criaturas sí. No en vano, de acuerdo con la opinión de los biólogos, si los bañistas ven a estas especies es porque el mar se está sobrecalentando.

Más sobre criaturas marinas

Las altas temperaturas hacen que peces araña, erizos, medusas, obladas o anémonas se estén viendo en las orillas de buena parte del litoral mediterráneo. Dado que estas especies necesitan del calor para sobrevivir y el interior del mar tiene temperaturas más bajas, en los últimos veranos han provocado miles de picaduras y algunas de ellas son especialmente preocupantes porque provocan heridas de consideración que requieren atención médica.

En el caso de las obladas o las anémonas, estas se vuelven más peligrosas en la costa porque son especies que si se sienten rodeadas acaban atacando. Al estar cerca de los bañistas en las playas, pueden llegar a picarles por lo que acaban siendo un problema que debe ser vigilado de cerca.

Más animales

Como explican los biólogos, el aumento de la temperatura del mar está llevando a estas especies a la orilla cuando su hábitat natural suele estar más lejano a la costa. Salvo las medusas que se mueven en función de las corrientes marinas y no tienen por qué aparecer cada verano, los peces araña también podrán dejarse ver en los próximos meses debido a la subida del termómetro en el mar.