Síntomas de la mordedura de la araña violinista que hay en España: ¿qué hacer si te ataca?

Caso clínico de una mordedura de esta araña en 2017./Alicia Vidal CorderoGráfico
Caso clínico de una mordedura de esta araña en 2017. / Alicia Vidal Cordero

No hay motivos reales para temer este arácnido, entre otros motivos porque las arañas violinistas solo atacan si se sienten amenazadas o son tocadas en la boca o de manera accidental

ÁLVARO LÓPEZ

La araña violinista está en el punto de mira. Si alguien cree que ha sido mordido por este arácnido, podrá comprobar por los síntomas si la mordedura ha sido provocada por la vertiente más exótica y peligrosa del género de las Loxosceles o por una de las que se encuentran en muchos puntos de la geografía española.

Más información

En el primero de los casos, la mordedura puede provocar, de forma poco probable, alguna dolencia que implique hospitalización por la reacción del cuerpo humano al veneno.

«Puede producir eritema y dolor, que, en casos especiales de no sanar bien, sigue evolucionando hasta formar una escara necrótica negra, con aumento de calor, rubor y dolor de la zona, con una zona de celulitis alrededor» José Manuel Vidal Cordero, biólogo del csic

En el segundo de los casos, el de la araña violinista común de nuestro país, los síntomas que provoca, según José Manuel Vidal Cordero, contratado predoctoral de la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC), son: «Eritema y dolor, que, en casos especiales de no sanar bien, sigue evolucionando hasta formar una escara necrótica negra, con aumento de calor, rubor y dolor de la zona, con una zona de celulitis alrededor».

¿Cómo actuar?

Si la mordedura se llega a complicar de tal manera, el paciente debe ser tratado con antiinflamatorios y analgésicos hasta que los síntomas de la mordedura desaparezcan. No obstante, la primera recomendación ante una posible mordedura es lavar la zona afectada con agua y jabón y mantenerla elevada para que el veneno no se expanda rápidamente.

En conclusión, no hay motivos reales para temer este arácnido, entre otros motivos porque las arañas violinistas solo atacan si se sienten amenazadas o son tocadas en la boca o de manera accidental. Además, Vidal Cordero concluye que «muchas alertas están mal fundadas porque vienen de casos de personas que llegan al hospital argumentando que han sido «picados» pero sin la araña, entre otros motivos, porque no la buscan o no la encuentran, con lo cual es difícil hacer estudios de incidencia de mordeduras por Loxosceles spp., en España».