La DGT aclara si te puede caer una multa por conducir en chanclas

La DGT aclara si te puede caer una multa por conducir en chanclas

Si ponen en peligro la seguridad de la carretera la situación puede ser complicada

IDEAL

Es habitual verlo en verano: mucha gente conduce en chanclas. La pregunta que se hace todo el mundo es ¿Está permitido? ¿Es sancionable? Pues bien, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha disipado las dudas al respecto.

Según informa el organismo en las redes sociales, estas prácticas no son motivo de multa por sí mismas. Sin embargo, si ponen en peligro la seguridad de la carretera la situación puede ser totalmente diferente.

Más sobre tráfico

En este punto la DGT destaca que el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente en la conducción.

También hace referencia a cuidar la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros. La DGT incide en que el piloto deberá estar en condiciones de controlar el vehículo en todo momento.

Otras infracciones que no debes cometer en tus vacaciones

También comer y beber al volante pueden ser conductas castigadas con multa de hasta 100 euros (infracción leve). Comer y beber mientras se conduce puede suponer una infracción del artículo 18.1, pero también del 17.1 del Código de Circulación que establece que los «conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículos». Desde la Unidad de Ordenación Normativa de la Dirección General de Tráfico, indican que «la denuncia se produce no por comer, beber, ir descalzo..., sino porque esa actividad concreta ha afectado a la seguridad de la conducción».

Además la DGT recuerda que el copiloto no debe ir con los pies subidos al salpicadero ya que, en caso de un frenazo brusco o accidente, la postura puede ser peligrosa y resta eficacia al cinturón. También puede producirse el 'efecto submarino', ocasionando que el pasajero se deslice por debajo del cinturón y se golpee con el salpicadero. En caso de que haya airbag, puede causar lesiones en las piernas y articulaciones. Por estas razones la DGT prevee una multa de hasta 100 euros por subir los pies al salpicadero. Es importante recordar que el conductor es el responsable de que todos los pasajeros del vehículos utilizen el cinturón y viajen en posición adecuada.

Durante los viajes en carretera es habitual utilizar un navegador (GPS) para guiar al conductor hasta el destino. Aunque su uso no está prohibido, conviene recordar que debe programarse antes de iniciar la marcha, ya que usar manualmente el navegador (al igual que el móvil) supone una infracción grave que conlleva una multa de hasta 200 euros y la retirada de 3 puntos del carnet.

También es infracción grave arrojar a la vía o sus inmediaciones objetos que puedan producir incendios y accidentes, o que obstaculicen la circulación. La multa puede ascender hasta los 200 euros y conlleva la retirada de 4 puntos del carnet. Se incluyen aquí las colillas que, especialmente en verano, pueden ser las causantes de numerosos incendios.

Además el conductor debe asegurarse de que «las placas de matrícula del vehículo no presentan obstáculos que impidan o dificulten su lectura e identificación» según el artículo 10 de la Ley sobre Tráfico. Si no se puede leer correctamente la matrícula, el conductor puede ser multado con hasta 200 euros por tratarse de una infracción grave.