La mujer agredida en Granada recibió más de 15 puñaladas y continúa muy grave en la UCI

Calle Los Naranjos por donde huyó el agresor y dejó un reguero de sangre apreciable en la fachada trasera de la Subdelegación./RAMÓN L. PÉREZ
Calle Los Naranjos por donde huyó el agresor y dejó un reguero de sangre apreciable en la fachada trasera de la Subdelegación. / RAMÓN L. PÉREZ

El agresor, de 36 años, tenía una denuncia por violencia de género de otra pareja anterior

JOSÉ RAMÓN VILLALBAGranada

El agresor, de 36 años, tenía una denuncia por violencia de género de otra pareja anterior y seguramente hoy pasará a disposición judicialGranada. María, la mujer de 32 años víctima de violencia de género apuñalada la noche del jueves en la Plaza de la Libertad, sigue ingresada en la UCI en estado muy grave, aunque las fuentes sanitarias consultadas apuntan que tiene muchas papeletas de salir airosa de esta situación. Todo pese a que su agresor la cosió a cuchilladas.Esta mujer recibió más de quince puñaladas entre cara, tórax, abdomen, cuello, suelo de la mandíbula y vena yugular. Además, la hoja de la navaja le tocó el intestino delgado y un pulmón, generándole un neumotórax, según han informado las fuentes sanitarias consultadas por este periódico. La primera asistencia recibida por la agredida cuando se estaba desangrando por una profesional sanitaria mientras llegaba la UVI móvil del 061 fue muy importante para que llegara al hospital con vida. Allí la intervinieron, en una operación que se prolongó por espacio de varias horas, al poco de ingresar la misma noche del jueves.

Mientras tanto, el agresor sigue en los calabozos de la Jefatura de Policía en espera de pasar a disposición judicial, seguramente hoy, aunque el margen para entregarlo al juez cumple el domingo a las nueve de la noche. Este individuo reconoció, en una declaración espontánea cuando fue detenido, que era el «actual novio» de la víctima y decidió apuñalarla tras discutir con ella. Sin embargo, este extremo no es del todo cierto. Sí hubo una relación sentimental entre ambos, meses atrás, pero actualmente la víctima tenía una relación con otro hombre que estaba presente en el lugar de los hechos cuando sucedió todo, tal y como han advertido testigos. Esta tercera persona, de nacionalidad extranjera, intentó defenderla y salió a la carrera tras el autor del apuñalamiento, pero poco después se perdió debido, casi seguro, a que se trata de un inmigrante sin documentación legal para estar en España. Esta persona está perfectamente identificada.

Información relacionada

El detenido no había sido denunciado con anterioridad por la víctima de esta agresión, pero sí tiene una denuncia por violencia de género de otra pareja anterior, así como una detención por lesiones contra un individuo en Huétor Santillán, años atrás.

El detenido, de 36 años, discutió con esta mujer, la apuñaló una primera vez, se acercó a una fuente que estaba a quince metros de donde sucedieron los hechos, lavó la navaja y volvió sobre sus pasos para ensañarse a navajazos hasta abandonarla mientras se desangraba. Después huyó y fue detenido por la Policía Local en la placeta de Los Naranjos.

Implementar medidas

La Plataforma contra la Violencia de Género 25 de Noviembre y la Plataforma 8 de Marzo de Granada han expresado su apoyo y solidaridad a la víctima y han pedido «que se analicen qué circunstancias han ocurrido para que una mujer, usuaria de una casa de acogida para mujeres maltratadas, pueda haber recibido esta brutal agresión, y que se implementen las medidas para que esta situación no vuelva a ocurrir».

La mujer reside en una casa de acogida para víctimas de maltrato y está incluida en el Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género (Sistema VioGén) del Ministerio del Interior por hechos vinculados a una relación anterior. La casa de acogida, adonde pasan una vez que han sido evaluadas con la intención de «retomar el control de sus vidas» y desde donde entran y salen con total libertad, como era el caso de la víctima, es el recurso posterior a una casa de emergencias donde ingresan por primera vez cuando hay riesgo importante para la integridad de sus vidas. Una vez que logran normalizar su situación y como último paso, se trasladan a pisos tutelados o a domicilios que ellas decidan.

La mujer estaba por lo tanto en un «grado medio», que implica un seguimiento de la víctima, según la subdelegada del Gobierno, Inmaculada López Calahorro.

Por su parte, la consejera andaluza de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, ha precisado que la mujer se estaba recuperando allí, «tenía un proyecto de vida, un trabajo y muchas ganas de vivir». Las muestras de solidaridad han llegado desde Junta, Alcaldía, Diputación, PSOE, Podemos-IU, PP, y Ciudadanos.

El teléfono contra el maltrato es el 016 y no deja huella en la factura.

Hay 19 menores de edad con protección policial por maltrato

El sistema de seguimiento integral de los casos de violencia de género –Viogén– en Granada tiene a 19 menores de edad, entre 14 y 17 años, bajo protección policial contra sus maltratadores: cuatro presentan un riesgo medio, siete un riesgo bajo y ocho no apreciado. El Instituto Andaluz de la Mujer -IAM- tiene un programa para trabajar con víctimas de violencia de género menores de edad. Las adolescentes no se salvan de esta lacra de violencia machista que mantiene a los servicios especializados de Policía Nacional y Guardia Civil bajo la vigilancia de 1.448 mujeres maltratadas en la provincia: sólo ocho de ellas presentan un riesgo alto y 259 medio, según los datos del sistema Viogén. Sólo el pasado año se presentaron enGranada 3.555 denuncias por violencia de género frente a las 4.082 del ejercicio 2017. Los juzgados adoptaron 1.022 medidas de protección y sólo fueron rechazadas 24 de las solicitadas.

El movimiento de Hombres por la Igualdad extendido por todo el país, incluida Granada donde fue uno de los colectivos pioneros en el país, también juega un papel muy importante en el plano educativo y de concienciación social, tratando de enterrar los roles machistas que han favorecido que esta lacra sobreviva con la más inmune de las indiferencias. Estos grupos permiten que el machismo se vea como una lacra a combatir desde el ámbito masculino.