La 'casi' puesta a punto de la Costa

La playa de Velilla es una de las que necesita aportación de arena/JAVIER MARTÍN
La playa de Velilla es una de las que necesita aportación de arena / JAVIER MARTÍN

Los ayuntamientos han echado el resto para reparar los daños del último temporal pero hay zonas en las que aún falta arena

Rebeca Alcántara
REBECA ALCÁNTARAMotril

Miércoles 27 de marzo. La playa de Poniente amanece convertida en una piscina. No es la primera vez que ocurre. Es una de las consecuencias del temporal de Levante que ha azotado la Costa granadina esos días. Tampoco es la única afectada, aunque la imagen sea la más llamativa. De hecho, en Almuñécar y Castell de Ferro las consecuencias son más graves: pérdidas de arena y destrozos en el paseo, en el caso de Castell. A poco más de dos semanas para la Semana Santa, la primera cita importante para el turismo en la Costa antes del verano, muchos se echaron a temblar. En aquel escenario, se mezclaron peticiones de ayudas a los gobiernos autonómico y estatal y la casi total seguridad de que ni uno ni otro llegarían a tiempo. Ante esa situación los ayuntamientos no dudaron en remangarse y meterse en faena. Se jugaban mucho. ¿Han llegado a tiempo? En la parte que estaba en sus manos, sí. Las regeneraciones de arena, sin embargo, no se han hecho y en playas como Velilla o Cotobro se nota.

La alcaldesa de Castell de Ferro, Toñi Antequera, explicaba esta semana que han hecho todo lo que ha estado a su alcance para que las playas luzcan lo mejor posible estos días. Los desperfectos más urgentes se arreglaron sobre la marcha. La parte del Paseo Marítimo que estaba en peor estado también se reparó y las máquinas se han encargado de alisar la arena. Antequera aseguró que se ha hecho un gran esfuerzo, más de lo previsto, para que todo estuviera listo para recibir a los visitantes en Semana Santa. Eso sí, a pesar de este trabajo extra, deja claro que es imprescindible que, de cara al verano, Costas se encargue de hacer los aportes de arena. Afirmó, en cualquier caso, que el trabajo realizado «merece la pena».

Algo similar cuenta el concejal de Medio Ambiente de Almuñécar, Luis Aragón. Después del temporal, el Ayuntamiento sexitano puso en marcha una operación de puesta a punto de las zonas más afectadas ayudándose de maquinaria. Ha sido necesario realizar un esfuerzo económico para arreglar las partes en peor estado. Ya se ha hecho en Cantarriján y están en ello en La Herradura, ayer mismo podían verse las máquinas trabajando. Eso sí, Aragón reconoció que hay zonas como Cotobro o Velilla en las que para ellos no va a ser posible reparar la falta de arena. Han rebajado los escalones en la medida de lo posible y la mayoría de las playas están en buen estado, pero necesitan que lleguen las ayudas de la Junta y del Ministerio.

Aragón apuntó, además, que se han reparado las pasarelas que estaban dañadas y se han instalado los servicios, pero no ha dado tiempo a colocar las nuevas pasarelas que está previsto que vayan en algunos puntos donde el verano pasado no había.

La cartelería nueva también se está poniendo ahora y el concejal de Medio Ambiente confía en que para el Jueves Santo puedan estar listos. En la Playa de Poniente, una vez que el agua desapareció, la situación volvió a la normalidad.

Los ayuntamientos de los municipios costeros lo tenían claro. Sabían que iba a ser necesario sacar la maquinaria en cuanto llegó la calma tras el temporal. También sabían que, como ha sucedido, sus capacidades de intervención tenían unos límites.

Ocupación hotelera

A pesar de las dificultades y de las imágenes del temporal, las previsiones para el sector hotelero son buenas, especialmente a partir del Jueves Santo. El Patronato de Turismo de Almuñécar indicó que se prevé que desde ese jueves hasta el Domingo de Resurrección los alojamientos estén en torno al 90%. En este primer fin de semana, los datos también han sido buenos, alrededor del 80%.

El concejal de Turismo sexitano, Rafael Caballero, consideró que estas cifras son fruto del trabajo que se está haciendo para mejorar la calidad de los servicios en las playas del municipio. Además, reconoció que el hecho de que la Semana Santa caiga a mediados de abril es positivo porque suele hacer mejor tiempo que cuando se celebra en marzo. La mayoría de los turistas que acudirán a la localidad sexitana serán nacionales, sobre todo andaluces y madrileños.

En Motril, la concejal responsable del área de Turismo, Alicia Crespo, también afirmaba el viernes que se esperaba que la ocupación hotelera rondara el 90%, en parte gracias al atractivo de las playas, pero también porque la Semana Santa local cuenta cada vez con más seguidores.

Previsión meteorológica

Al margen del estado de las playas, que a pesar de las salvedades, es bueno en general, a lo que más temen en el sector hotelero y hostelero es al tiempo. Y en ese punto la cosa no está del todo clara. Las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología no son del todo buenas. El jueves hay un 90% de probabilidades de precipitaciones, y el viernes un 45%. Muchos confiarán, eso sí, en que como otras veces, esta Semana Santa 'el hombre del tiempo' no acierte.

En cualquier caso, en los próximos días se seguirá viendo maquinaria en algunas playas para dar los últimos retoques. El objetivo es que los cientos de visitantes que pasarán estos días por la Costa Tropical se encuentren con un lugar al que volver pronto.

De cara al verano, los ayuntamientos confían, eso sí, en que las distintas administraciones les presten la ayuda que necesitan para que todos aquellos pequeños detalles que no han podido estar listos para esta Semana Santa terminen de pulirse. La economía de la zona se juega mucho en los próximos meses.