Rodolfo Carpintier: «Soy un emprendedor que se ha convertido en inversor»

Rodolfo Carpintier: «Soy un emprendedor que se ha convertido en inversor»

Pionero en modelos de negocio digitales y uno de los principales expertos del mundo digital

ANA ÁVILAGranada

La segunda ponencia de la jornada de Alhambra Venture ha llegado de la mano de Rodolfo Carpintier, actual presidente de BrainLang DAD, empresario, consultor, escritor, conferenciante y uno de los pioneros en la inversión en modelos de negocio digitales en España.

Carpintier ha llegado a Alhambra Venture para contar su historia, lo que hizo en el pasado, lo que está haciendo en el presente y lo que quiere hacer en el futuro. La narración de Carpintier se desarrolla a lo largo de 37 años; comenzó en Dubai en 1982 y llega hasta la actualidad, 2019.

Carpintier estaba en Internet mucho antes de que se creara la World Wide Web (www o la web), como ya hemos dicho, fue pionero en la creación de negocios digitales y gurú del mundo emprendedor, viviendo en primera persona la evolución de la Red.

Después de muchos contactos con el ecosistema emprendedor y diferentes startups a lo largo de su vida, Rodolfo se ha convertido en uno de los mayores inversores de España, aunque según él mismo afirma: «Lo que soy es un emprendedor que luego se ha convertido en inversor».

Alhambra Venture

«Sólo busco empresas que realmente me entusiasmen y que valgan más de 1000 millones», ha dicho. Actualmente, como presidente de DAD, Carpintier destaca su objetivo: «Solo busco empresas que realmente me entusiasmen y que valgan más de 1000 millones».

¿Cuales son esas empresas? Actualmente, Rodolfo Carpintier está centrado por completo en estas 4 startups:

Knowdle, una de las participantes en esta sexta edición de Alhambra Venture.

UGround, una startup que ha reinventado la forma de hacer aplicaciones. «No hay nada como esto en el mundo».

Brainlang, Han creado el concepto de visual listening: «Introducimos un idioma en tu cerebro mientras aprendes o haces otras cosas».

Por último, y una de las últimas aventuras de Carpintier, una startup que lo tiene «fascinado». Se trata de Billionhands. Una compañía que reinventa y revoluciona la forma de hacer banca.