Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscripción Semestral + 2 Entradas Cine Megarama (valoradas en 13,60euros), ahora por 24'95euros

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app exclusiva sin publicidadNewsletters personalizadasEl Club: Ventajas, sorteos y actividades.

El misterio del estrés de las plantas se resuelve en Granada

El misterio del estrés de las plantas se resuelve en Granada

El equipo, liderado por Matilde Barón, utiliza cámaras térmicas para detectar posibles infecciones y evitar que las cosechas se destruyan

José E. Cabrero
JOSÉ E. CABREROGranada

La cara de Bill Clinton era un poema. Cuando aún ejercía como presidente de los Estados Unidos, un grupo de científicos le pidió, durante un debate del estado de la nación, un millón de dólares para estudiar el estrés de las plantas. Su rostro todavía se recuerda: se quedó vegetal. «¿Un millón de dólares? ¿Estrés de las plantas? ¿Están de broma?», debió pensar. Lo que todavía no sabía el bueno de Clinton es que le estaban hablando de un asunto fundamental para la vida en La Tierra. Veinte años después de aquel episodio, tres seres vivos hablan del tema en la Estación Experimental del Zaidín (EEZ). Uno hace preguntas, otro las responde y, el tercero, disfruta del aire fresco que remueve sus hojas. Y sí: los tres se pueden estresar.