Un viaje al interior de Casa Ágreda

La Casa Ágreda, por centro./CEDIDAS POR LA ARQUITECTA EMMA CAMPOY FLORES
La Casa Ágreda, por centro. / CEDIDAS POR LA ARQUITECTA EMMA CAMPOY FLORES

Las fotografías cedidas por la arquitecta Emma Campoy Flores muestran el interior de este palacete del siglo XVI, que lleva años sin uso

Sarai Bausán García
SARAI BAUSÁN GARCÍAGRANADA

La Casa Ágreda ha vuelto a protagonizar gran parte de las informaciones municipales de esta semana. La sentencia que devuelve el edificio a la ciudad ha devuelto a este palacete a la actualidad. Esta resolución judicial culmina la lucha de la actual corporación por recuperar el edificio, aunque la decisión judicial puede ser recurrida .

Desde que se desalojó en 2004 del palacete a la congregación religiosa Divina Infantita, el centro no ha albergado ningún tipo de actividad. Fue en 2014 cuando la oenegé AIDE visitó Casa Ágreda con la intención de remodelarlo y albergar su delegación permanente allí. Pero esa mejora nunca se emprendió.

Ahora, el equipo de gobierno actual será quien asuma su restauración y para ello actualizará los fondos de desarrollo urbano sostenible (Edusi) con la intención de encontrar vías de financiación para el proyecto. Según explicó el alcalde de la ciudad, el procedimiento para definir el proyecto de rehabilitación del palacete «arrancará la semana que viene».

En su momento, el acuerdo entre el anterior gobierno y AIDE establecía el coste de la restauración en 4,9 millones de euros, pero Paco Cuenca ha preferido no hablar de cifras. Lo que sí ha querido dejar claro es que se tratará de un proyecto «en condiciones».

El paso del tiempo

Unas fotografías a las que ha accedido este periódico, y que se incluyen en la galería que encabeza esta información, muestran el aspecto deteriorado que tiene Casa Ágreda en su interior. Estas imágenes, cedidas por la arquitecta Emma Campoy Flores, fueron tomadas por la profesional en noviembre de 2012 durante una visita a la casa situada en la Cuesta de Santa Inés. Campoy Flores realizó estas instantáneas para su tesis doctoral, versada sobre inmuebles históricos.

En estas imágenes, se palpa los consecuencias que ha traído consigo el paso del tiempo y la falta de mantenimiento en este inmuebles catalogado que tiene una especial protección por su valor histórico y patrimonial.

Según se puede ver en las fotografías, el polvo y la suciedad se ha extendido por todo el lugar. Además, se puede apreciar cómo las humedades cubren gran parte de las paredes del palacete y la pintura ya se está resquebrajando. Además, se pueden observar cubiertas en mal estado y distintos desperfectos en todo el palacete, así como ventanas estropeadas y persianas rotas.

Hay que señalar que desde que se tomaron estas fotografías hasta la actualidad, han trascurrido más de seis años en los que las lluvias y los fuertes vientos del invierno, así como el intenso calor del verano, se han sumado a los propios desperfectos con los que ya contaba Casa Ágreda y que ahora tendrán que ser subsanados por parte del Ayuntamiento. Todo para que los granadinos puedan volver a disfrutar de uno de los inmuebles más emblemáticos de Granada que en un futuro podría convertirse en el Museo de la Ciudad, según la intención del actual equipo de Gobierno.