Incidencias en el nuevo curso escolar en Granada: clases vacías para protestar y colegios aún en obras

Una clase del colegio San Francisco de Cájar, en obras pocos días antes de que arrancasen las clases./IDEAL
Una clase del colegio San Francisco de Cájar, en obras pocos días antes de que arrancasen las clases. / IDEAL

Los padres de los alumnos del CEIP Las Encinas de Alfacar rechazan la falta de comedor en el centro a pesar de estar licitado

Sarai Bausán García
SARAI BAUSÁN GARCÍAGRANADA

Después de un largo verano de descanso, los colegios de Granada han vuelto a acoger hoy a los 83.940 alumnos de Infantil y Primaria que llegaban a sus aulas a primera hora con ganas de reencontrarse con sus amigos y de volver a su rutina. «Ya estaba aburrida en casa. Me apetecía volver para ver a mis amigos y jugar. Por eso me gusta tanto el colegio», decía nerviosa Lucía antes de sentarse de nuevo en su pupitre.

En la capital, no se han producido incidencias durante esta jornada de arranque del curso escolar. El tráfico ha sido denso, pero no se han producido grandes retenciones y «el 100%» de los colegios han abierto con normalidad y sin ningún tipo de incidentes, tal y como ha explicado el delegado de Educación de la Junta en Granada, Antonio Castillo. Pero esta normalidad no se ha vivido en todos los centros de la provincia por igual.

Padres del colegio San Sebastián de Padul rechazan el cierre de una línea.
Padres del colegio San Sebastián de Padul rechazan el cierre de una línea. / IDEAL

Y es que en centros como el colegio San Sebastián de Padul, la imagen ha sido bien distinta durante la jornada, pues, según ha explicado a IDEAL una madre del centro, «ningún niño de cuatro años ha ido hoy a clase». El motivo: mostrar su negativa al cierre de una línea en el centro y la superación de la ratio, «pues hay 28 niños cuando lo máximo es 25». «Hemos decidido no llevar a los niños a clase porque sabemos que no van a estar bien atendidos, porque es imposible que un solo profesor esté pendiente de tantos niños, y para que no estén bien, se quedan en casa«, explica la mujer. Una situación que asegura que se repetirá hasta que no pongan otra clase y así haya menos niños por línea. «Desde hace años, con la bajada de la natalidad, se ha ido quitando una línea tanto de este colegio como del colegio El Olivarillo. Así que lo que pedimos es que nos devuelvan la línea porque tenemos la clase y lo tenemos todo, solo hace falta que la vuelvan a poner y tengamos ese profesor para que dé clase a nuestros hijos», indica. Estos padres aseguran que en julio enviaron un escrito con esta solicitud a la Consejería de Educación, pero indican que aún no han obtenido respuesta.

Tal y como ha explicado a este periódico Mercedes González Liñán, secretaria general de CC OO Educación, esta falta de alumnos también se ha vivido en el colegio San Isidro Labrador de El Chaparral, donde algunos padres no han dejado entrar a sus pequeños a clase debido a que el centro seguía en obras a pesar de haber arrancado el curso.

Lo mismo ha sucedido en el colegio San Francisco de Cájar, que, según explica González Liñán, sigue en obras a pesar de que la vuelta al cole ya es una realidad. «Han adecuado algunas clases y han limpiado un poco, pero aún siguen muchas partes del colegio que no se pueden usar«, afirma la secretaria general de CC OO Educación. De ese modo, continúan las obra en cuatro aulas y un pasillo, así como en las pista deportivas, por lo que durante la hora de recreo y las de Educación Física, los alumnos tienen que «cruzar una calle por la que pasan coches» para hacer uso de las instalaciones deportivas municipales. Por su parte, desde Educación aseguran que se trabajó arduamente para adecentar el centro para el primer día de colegio y que, de ese modo, se consiguió que arrancara el curso con normalidad.

El colegio San Francisco de Cájar, de obras pocos días antes del inicio del curso escolar. / IDEAL

Sin comedor

Los padres de los alumnos del CEIP Las Encinas de Alfacar llevan años reclamando que sus pequeños tengan servicio de comedor en el centro. Se trata de un colegio que cuenta con la particularidad de tener dividido en dos edificios distintos, y a un kilómetro de distancia el uno del otro, las clases de Infantil y Primaria. Este año habían conseguido que saliese licitado el servicio de catering y tenían las obras realizadas en el edifico de Infantil, pero no habían conseguido adjudicar el servicio por falta de puja hasta esta semana. Para la próxima semana aseguran que podrán disponer de comedor en el edificio de Infantil, pero no correrán la misma suerte los alumnos de Primaria. «Ahora, los niños de Primaria tienen que andar todos los días un kilómetro para ir al comedor y luego volver a andar ese kilómetro para que regresen a las clases. Queremos que tengan los dos edificios por igual», indica una madre al respecto.

Padres del CEIP Las Encinas de Alfacar rechazan la falta de comedor en Primaria.
Padres del CEIP Las Encinas de Alfacar rechazan la falta de comedor en Primaria.

Desde CC OO aseguran que, junto con este, existen otros tres colegios que tienen licitado el servicio de comedor escolar pero al no haber empresas que pujen por quedárselo, no tiene este servicio. Además, señalan que han recibido quejas de que falta un docente en el colegio Virgen de Cabeza de Huétor Vega.

Por su parte, la responsable de Educación de CSIF Granada, Victoria Pineda, asegura que existen colegios públicos en algunas localidades como Cájar, El Salar, Padul o Los Cármenes en la capital, que inician hoy el curso con clases de 28 y 27 alumnos en la etapa de Infantil.