La Cámara de Cuentas confirma anomalías en el cobro de las multas en Granada durante 2015

Cámara 'ponemultas' de Camino de Ronda. /Ramón L. Pérez
Cámara 'ponemultas' de Camino de Ronda. / Ramón L. Pérez

El órgano andaluz detalla que el gobierno de Torres Hurtado sólo ingresó el 18% de las sanciones que impuso en el año en que se celebraron las elecciones municipales

ANTONIO SÁNCHEZGRANADA

La Cámara de Cuentas de Andalucía confirmó este martes que la investigación que tiene abierta el Ayuntamiento de Granada por las multas 'perdidas' del año 2015, coincidiendo con las elecciones municipales, no es casual, ya que durante ese año el Consistorio sólo recaudó el 18,22% de las sanciones que impuso. En un amplio documento en el que repasa los números de la entidad local, la Cámara de Cuentas explica que el Ayuntamiento de Granada tiene sobre sus espaldas una «difícil situación financiera».

Esta situación anómala con las multas concuerda con en el informe desvelado por IDEAL hace meses en el que un técnico municipal alertaba de que en víspera de las elecciones municipales de 2015 hubo una «orden superior de paralización» de las multas, que aparentemente aludía a los concejales del PP Francisco Ledesma, responsable de Economía, y Telesfora Ruiz, encargada de Movilidad y Protección Ciudadana. Ambos lo han negado. Al respecto, el Ayuntamiento de Granada abrió un nuevo informe a mediados del mes pasado que todavía está siendo evaluado por los técnicos municipales para determinar la responsabilidad en estas supuestas irregularidades a la hora de cobrar –o imponer– las sanciones a los granadinos. Ahora, la Cámara de Cuentas añade «que dado el importe de las multas y sanciones que están pendientes de cobro, así como el grado de recaudación de las mismas, se considera conveniente» que el Ayuntamiento adopte medidas que agilicen la recaudación de una manera más afectiva.

No se queda sólo en la cuestión de las multas e incide en la delicada situación de las cuentas municipales y la ausencia de una respuesta adecuada por el pleno de la corporación. A éste le echa en cara que no haya adoptado medidas para la reducción de gastos por cuantía igual al déficit producido, que no haya concertado operaciones de crédito para aliviar las arcas públicas a corto plazo y que tampoco haya aprobado un presupuesto que permita desatascar la situación de las cuentas públicas. «La corporación local debe aprobar anualmente su presupuesto general, pues a la fecha de finalización de los trabajos de campo, estaba prorrogado el del ejercicio 2015 para 2017», expone. A su vez, debe incluir en el presupuesto «previsiones suficientes para tener un superávit» que permita ir recuperando año a año todo el dinero que el Ayuntamiento debe ahora mismo. Aunque el informe de la Cámara de Cuentas está realizado con datos relativos al año 2015, la evaluación que realiza el organismo andaluz se complementa con una investigación de los documentos municipales que se ha extendido hasta mediados de 2017.

Pendiente de pago

El tirón de orejas al Ayuntamiento de Granada va más allá y detalla gran parte de los pagos que el Consistorio tenía pendientes a final de 2016, la mayoría de los cuales todavía continúan esperando el abono. Por un lado se detalla que la deuda con los bancos a largo plazo ascendía a 221 millones de euros, mientras que los pagos que se debían realizar a las entidades financieras a corto plazo eran de 38 millones. Aparte, la corporación granadina le debía a final de 2016 cerca de 24 millones de euros a Inagra, la empresa encargada de la recogía de la basura. Los abonos pendientes del Ayuntamiento de Granada no quedan ahí y, por ejemplo, la Cámara de Cuentas hace referencia a los 15,5 millones de deuda que cuando finalizó 2016 había con la Rober, de los cuales actualmente se deben doce. El Consistorio municipal mantiene también una deuda con el Servicio Provincial de Tratamiento de Residuos, a quien se le debían cerca de nueve millones de euros en diciembre de 2016.

En total, la administración local tenía hace algo más de un año una deuda de algo más de 320 millones –a los que hay que sumar otros gastos menores–, de los cuales la mayoría están todavía pendientes de ser saldados. Para ello, el pleno municipal aprobó el pasado mes de octubre un plan de ajuste que permitió el aplazamiento de diferentes deudas a corto plazo y dieron un respiro durante este 2018 a la corporación local. No obstante, la Cámara de Cuentas recuerda e incide en la necesidad de que el Ayuntamiento de Granada saque ya adelante un presupuesto actualizado que permita al Consistorio dibujar una realidad económica real e ir abonando así los pagos pendientes.

Fotos

Vídeos