Ideal

El mensaje de Beatriz Talegón a Podemos y sus votantes que está dando la vuelta a España

El mensaje de Beatriz Talegón a Podemos y sus votantes que está dando la vuelta a España
  • "Lo que jamás vi fueron insultos a los adversarios. Y lo que estoy viviendo estos días me deja alucinada: y sobre todo de los perfiles que apoyan a Podemos. Los insultos a todo el que no les ha votado, llamar gilipollas/borregos/incultos/ a los que no les han votado. Es increíble"

Tras su marcha del PSOE, la abogada y activista Beatriz Talegón recordó que estaba a "total disposición" de los movimientos de izquierda. Entonces, Pablo Iglesias le ofreció participar en sus listas pero ella lo rechazó, tanto a él como al partido de su ex compañero de filas del PSOE, Alberto Sotillos, 'Decide en Común'.

El mensaje de una votante de Podemos a su partido en Facebook: «Para ganar hay que saber perder»

Bajo el nombre de 'La izquierda' se alió a Baltasar Garzón pero también lo abandonó, alegando haberse sentido engañada por el ex juez y Gaspar Llamazares, a los que acusó de crear un partido para restar votos a Alberto Garzón.

Ahora, Talegón ha vuelto a la actualidad informativa tras las elecciones del 26-J. Lo ha hecho con un mensaje en Facebook en el que responsabiliza a Podemos de todas las reacciones contrarias a los resultados, ya sea la de fraude electoral por parte de la militancia o los insultos a los rivales y votantes por haber elegido al PP y PSOE por encima de ellos.

Mensaje completo

“A lo largo de mis años (10) de militancia política he podido participar en bastantes procesos electorales. Tanto en elecciones a cargos de responsabilidad pública como en elecciones internas y asambleas.

Siempre he presenciado juego sucio en los procesos previos a las votaciones (rumores, puñaladas, negociaciones raras…). Pero una vez realizadas las votaciones -broncas mediante por supuesto- los resultados se asumían.

Y sobre todo hablando de procesos electorales como ayer, una vez hecho el recuento, se felicitaba a los ganadores y a casa a pensar en las razones o a disfrutar de la Victoria.

Lo que jamás vi, y en eso es en lo que quiero hacer hincapié, fueron insultos a los adversarios. Y lo que estoy viviendo estos días me deja alucinada: y sobre todo de los perfiles que apoyan a Podemos. Los insultos a todo el que no les ha votado, llamar gilipollas/borregos/incultos/ a los que no les han votado. Es increíble.

He vivido victorias del psoe estando como interventora o apoderada en mesa. Jamás vi comportarse a nadie del pp o de iu de ese modo cuando perdían.

Cuando he vivido las derrotas electorales (la más dura para mí fue en CLM, cuando se llevó el gobierno Cospedal), nunca he escuchado a ningún compañero del partido insultar a un votante del pp.

Nunca.

Todas las quejas y críticas iban siempre en clave política hacia los adversarios o hacia nosotros mismos. Pero jamás a los votantes.

Nunca.

Que se comporten así los que venían a hablar en nombre de “la gente”, a representar a “las clases populares”, a “las personas”, “la ciudadanía”, demuestra que su mensaje no se lo creían ni ellos.

Me explico: lo de “la gente” en plan “toda la gente es buena, sensata, honrada, coherente” era para cuando había que comer orejas y camelar. Ahora que “la gente” ha votado y “la mayoría de la gente” no te ha votado a ti, resulta que el mensaje es que “la gente es imbécil”. Si te miran de frente también puedes decir que las elecciones están manipuladas. O la tercera opción: que la culpa es de los que siendo de izquierdas no les han votado por ser críticos con sus engaños.

El caso es que “la gente” mayoritariamente no se ha tragado lo de ser “gente” sin más. Casi más de diez millones de gente han salido a decirte que son de derechas.

Otros diez millones se han quedado en casa porque no se sentían “gente”.

Y un millón y pico menos de los que se creyeron ser “gente” han dicho que ya no lo compran.

Cuando de cuarenta millones de personas, resulta que te han votado cinco, me andaría con ojo a la hora de decir que “la gente es gilipollas”. Igual tienes que pensar un rato…”