Ideal

El último número de 'Charlie Hebdo' vuela de los quioscos

    vídeo

    Colas en los quioscos para comprar el último número de 'Charlie Hebdo'. / Foto: Afp | Vídeo: AFP TV

    • La edición, que lleva al profeta Mahoma a su portada, se ha agotado en pocos minutos en Francia

    • Para hacer frente a la masiva demanda, el editor del semanario ha optado por subir la tirada de este número de tres a cinco millones de ejemplares, que serán distribuidos a razón de unos 500.000 por día hasta el 19 de enero

    El último número de 'Charlie Hebdo' con Mahoma en la portada, que ha sido condenado por varias autoridades musulmanas, se ha agotado en pocos minutos en los quioscos franceses, una semana después del atentado contra el semanario satírico, que ha sido reivindicado hoy por Al-Qaida en Yemen.

    Los supervivientes de la redacción del semanario satírico han dibujado a Mahoma con una lágrima portando un letrero "Yo soy Charlie" y bajo el título "Todo queda perdonado".

    Para hacer frente a la masiva demanda, el editor del semanario ha optado por subir la tirada de este número de tres a cinco millones de ejemplares, que serán distribuidos a razón de unos 500.000 por día hasta el 19 de enero.

    "Tenía una cola de entre 60 y 70 personas esperando cuando abrí", señala una quiosquera de París. "Nunca he visto algo así. Vendí mis 450 ejemplares en 15 minutos", agrega.

    El ataque que dejó doce muertos, entre ellos los dibujantes más destacados de la revista satírica, ha sido reivindicado este miércoles por Al-Qaida en Yemen. En un vídeo, uno de los dirigentes de Al-Qaida en la Península Arábiga (AQPA), Naser Ben Ali al Anasi, asegura que el ataque fue ordenado y financiado por el jefe supremo de la red, el egipcio Ayman al Zawahiri.

    Difusión en más de 20 países

    La publicación, que antes vendía 30.000 ejemplares en cada edición, se ha difundido en más de 20 países, un récord para la prensa francesa. La portada sobre Mahoma ha sido reproducida por muchos medios de comunicación y páginas web en todo el mundo, sobre todo en Europa, tras la multitudinaria marcha que reunió el domingo en París a medio centenar de dirigentes políticos extranjeros. En cambio, ha sido soslayada por los grandes medios de los países musulmanes y en algunos de África y Asia, puesto que el islam prohíbe representar al profeta.

    Irán ha condenado la publicación a través de su cancillería y la ha calificado de "insultante" e hiriente "para los sentimientos de los musulmanes". El mufti de Jerusalén Mohammad Hussein opina que es "un insulto que hirió los sentimientos de cerca de 2.000 millones de musulmanes en el mundo".