Ideal

El fiscal denuncia ante el juez a Torres Hurtado y Nieto por intentar vender la Casa Ágreda

La albaicinera Casa Ágreda.
La albaicinera Casa Ágreda. / Alfredo Aguilar
  • Sospecha que supuestamente prepararon un expediente para favorecer que una oenegé marroquí consiguiera el uso del palacete a un precio ventajoso | El decreto pide que se investigue también a seis funcionarios y a otros concejales del PP que aprobaron algunos puntos de su tramitación

La Fiscalía Provincial de Granada ha presentado una denuncia por prevaricación -dictar una resolución injusta a sabiendas de su ilicitud-, malversación y tráfico de influencias contra el exalcalde de la capital José Torres Hurtado (PP) y la que fuera su concejala de Urbanismo, Isabel Nieto, por el intento de venta 'en diferido' de la Casa Ágreda a una organización no gubernamental marroquí llamada Agencia Internacional para el Desarrollo (AIDE); una operación que frenó el actual equipo de gobierno, presidido por el socialista Paco Cuenca, con el apoyo del pleno para que el histórico inmueble del siglo XVI ubicado en el Albaicín siga formando parte del patrimonio público.

El decreto pide que se investigue también a seis funcionarios y a otros concejales del PP que aprobaron algunos puntos de su tramitación.

El caso está ya en manos del Juzgado de Instrucción 9 de Granada, según confirmaron a IDEAL fuentes oficiales.

Además de Torres Hurtado y Nieto -que dejaron sus cargos el pasado mes de abril tras ser detenidos en el marco de la 'Operación Nazarí'-, la denuncia del ministerio público también afecta a un grupo de funcionarios municipales entre los que está Manuel Lorente, otro de los investigados por la UDEF en la presunta trama de corrupción urbanística.

Según los medios consultados, la investigación incluirá además a los miembros de la junta de gobierno que participaron en la reunión que, el 12 de septiembre de 2014, dio su visto bueno a los trámites para la venta del palacete renacentista.

En realidad, el trato era una cesión con derecho a compra por el cual el Consistorio, propietario del edificio, 'traspasaba' el inmueble a la oenegé durante cuarenta años, pero si, una vez transcurrida una década, deseaba adquirirlo, tendría prioridad para hacerlo. De ahí que se hablase de una 'venta en diferido'.

A cambio, la asociación no gubernamental se comprometía a invertir 4.900.000 en la rehabilitación de la Casa Ágreda.

El 24 de abril de 2015, Isabel Nieto y el representante de AIDE firmaron el acta de adjudicación y el 22 de junio de ese mismo año se otorgó la escritura ante notario. Sin embargo, el Registro frenó la inscripción.

En diciembre de 2015, el Fiscal Superior de Andalucía, Jesús García Calderón, ordenó la apertura de unas diligencias de investigación para tratar de aclarar si hubo irregularidades en la tramitación de la operación. El máximo responsable del instituto público andaluz adoptó esa decisión después de que un empresario presentase una denuncia en la que ponía de manifiesto su sospecha de que la Casa Ágreda parecía estar adjudicada de antemano; es decir que, presuntamente, se habría seguido un procedimiento diseñado ex profeso para que la denominada Agencia Internacional para el Desarrollo se quedase con el inmueble. De una manera acelerada y a un precio ventajoso.

Posteriormente, hubo otras denuncias de representantes políticos en el Ayuntamiento que se acumularon junto a la primera y que también ponían en tela de juicio la venta de la Casa Ágreda.

La investigación preliminar se ha transformado en una denuncia que la fiscalía ha llevado en las últimas horas a los juzgados.

Los medios consultados por IDEAL indicaron que el decreto del ministerio público haría hincapié en que, efectivamente, el proceso seguido para la venta del palacete albaicinero pecó, supuestamente, de parcialidad.

En este sentido, hay 'coincidencias' que, como mínimo, llaman la atención. Basta con seguir el rastro cronológico. El 10 de junio de 2014, el presidente de AIDE remite una carta a 'monsieur José Torres Hurtado'. En la misiva menciona una visita a Casa Ágreda realizada en el mes de febrero y «posteriores entrevistas y reuniones con diferentes señores» del Ayuntamiento en las que se valoró una posible oferta por el palacete. Ya en esa carta, el presidente de AIDE ofrece 200.000 euros por el uso durante 40 años, con una opción de compra por 1,5 millones. La oenegé también estaba dispuesta a asumir la rehabilitación.

Ese mismo mes de junio, el área de Urbanismo -no la de Patrimonio- elabora casualmente una especie de tasación de la Casa Ágreda. La firma Manuel Lorente. Tras aplicar múltiples fórmulas y coeficientes, el informe concluye que si hubiese algún interesado en el palacete tendría que pagar 248.891 euros por el derecho de superficie durante 40 años y 1.637.638 por la opción de compra. Cantidades en la línea de la carta del presidente de AIDE.

El concurso exprés

El 12 de septiembre de 2014 -tres meses después de que la oenegé marroquí remitiera su oferta por escrito- la junta de gobierno local aprobó un pliego para sacar a concurso la Casa Ágreda. Y tan sólo 39 días más tarde -27 desde que se publicara en el BOP y fuese de conocimiento público-, la mesa de contratación -presidida por Isabel Nieto- adjudicó el inmueble a la asociación marroquí, que era la única oferta que se había presentado. Eso sí, mejoró el mínimo del pliego de condiciones en 11.108 euros, hasta pagar 260.000 por el derecho de uso de la Casa Ágreda durante 40 años.

La operación se formalizó, pero se torció en el Registro de la Propiedad. En mayo, el nuevo equipo de gobierno deshizo la venta en 'diferido'. Oficialmente, la oenegé marroquí había incumplido el plazo que tenía para presentar el proyecto de rehabilitación del palacete. Para entonces, la organización no gubernamental había entregado ya 250.000 euros al Ayuntamiento, pero los nuevos gobernantes de la ciudad constataron que ese dinero ya se había gastado. La oenegé ha presentado alegaciones y el Consistorio prepara ahora un informe jurídico que remitirá al Consejo Consultivo.