El ser humano ha condicionado la evolución del orangután

El ser humano ha condicionado la evolución del orangután

Nuestros parientes tienen una larga historia de adaptación y ahora son un símbolo de vulnerabilidad

IDEAL.ES

El orangután que hace 70.000 años llegó al sudeste asiático era muy diferente al que conocemos a día de hoy. Un amplio y detallado repaso de su evolución histórica permite deducir que en los distintos cambios que ha experimentado no influyen sólo las condiciones ambientales sino la interacción humana. La posterior aparición del humano moderno ha terminado causando a la larga que hoy día sean un símbolo de la vulnerabilidad de la naturaleza ante nuestras acciones y un icono de la conservación de la selva tropical.

Un nuevo estudio de un equipo internacional de científicos ha resuelto que su evolución viene mucho más marcada de lo que se pudo pensar por nuestra influencia. Se podría decir que los humanos hemos moldeado sus cambios durante miles de años. Se han ido adaptando a distintas áreas, algunas muy pobladas por el ser humano, aunque finalmente las han ido abandonando progresivamente hasta vivir en una distribución geográfica muy restringida y de bajas densidades, como son las islas de Borneo y Sumatra.

El estudio es el resultado de una síntesis de evidencias fósiles, arqueológicas, genéticas y conductuales por las que se refleja que el orangután estaba mucho más extendido, y era mucho más abundante, hace varios miles de años. Se han encontrado de hecho restos de sus dientes en China, Tailandia y Vietnam. La investigación también ha demostrado mediante las imágenes de trampas de cámaras que caminan por el suelo durante bastante tiempo, ya que antes se creía que eran sobre todo arbóreos.

El estudio reivindica una perspectiva multifacética para los esfuerzos en conservación de especies en peligro crítico como el orangután. Estos hallazgos abren nuevas posibilidades bajo el objetivo de salvarles partiendo de la base del aumento en la calidad de sus hábitats.