Granada vuelve a la normalidad tras la tormenta

Santa Fe, con balsas de agua después de la tormenta. / JAVIER MARTÍN

34 municipios se vieron afectado por una intensa lluvia durante la madrugada y mañana de este sábado que fue continua durante varias horas y que colapsó túneles en la capital, el paso por la A-92 a la altura del aeropuerto de Granada y anegó centenares de bajos en el área metropolitana

M. V. COBO GranadaMERCEDES NAVARRETE GranadaNOELIA JIMÉNEZ LojaCARLOS MORÁN GranadaJOSÉ UTRERA Baza

Granada recuperaba el sábado por la tarde la normalidad después de que a lo largo de la madrugada y primeras horas de la mañana la capital y el resto de la provincia se sobresaltaran por una tormenta de rayos y lluvia que fue continua durante varias horas y que colapsó túneles en la capital, el paso por la A-92 a la altura del aeropuerto de Granada y anegó centenares de bajos en el área metropolitana.

El servicio de emergencias del 112 atendió cerca de 150 llamadas entre las 06.00 y las 11.00 horas. La mayor parte fueron por inundaciones de bajos o balsas de agua en túneles, como los de la capital. La parte más afectada fue la zona sur del cinturón metropolitano; Padul, Alhendín, Gójar, Churriana, Gabias, Cájar, entre otras.

En concreto se vieron afectados hasta 34 municipios de la provincia, según el balance que ofreció a mediodía por la Junta de Andalucía. El delegado del gobierno andaluz, Pablo García, acompañado de la consejera de Fomento, Marifrán Carazo, visitaron el municipio de Las Gabias para evaluar los daños, ya que fue una de las localidades más afectadas. En este lugar, García señaló que fueron 34 municipios con inundaciones. Además de gabias han sido de relevancia en Gójar, Ogíjares, Huétor Vega, Otura y Monachil.

El comienzo

La tormenta entró en la provincia por Padul, donde empezó a descargarse, para desplazarse después rumbo a la capital, afectando a todo el arco sur del Cinturón. Protección Civil tuvo que llevar a cabo 173 actuaciones.

Corte de la A-92

La A-92 tuvo que cortarse parcialmente a la altura de Santa Fe para establecer un desvío debido a la acumulación de agua en la calzada. El corte se produjo desde las seis de la mañana. Ahora ya se puede transitar por la A-92 en dirección a Almería. La Guardia Civil explicó que el tráfico fue lento durante horas. Las máquinas limpiaron el cauce del río Salado y los vehículos que quedaron atrapados por el agua ya han sido rescatados.

Área metropolitana

Las llamadas al 112 se recibieron desde diferentes puntos de la provincia aunque fueron más numerosas en puntos como la capital, Las Gabias, Churriana de la Vega, Santa Fe, Gójar, Otura, La Zubia y más puntuales en otras zonas tales como Padul, Monachil, Huétor Vega, Maracena o Dúrcal. En la localidad gabirra, una de las más afectadas, se rescató con lanchas neumáticas a un matrimonio atrapado en su casa de Las Gabias, mientras que en la calzada Bomberos de Granada tuvo que actuar para salvar dentro de su vehículo a un conductor que intentó atravesar la tormenta.

En Alhendín, la tromba de agua dejó árboles caídos y una veintena de bajos de viviendas particulares anegados, siendo las zonas más afectadas el barranco del Arenal, la urbanización Cortijos Blancos y el polideportivo municipal. En La Zubia cayeron 55 litros por metro cuadrado y se recibieron 35 avisos a la policía por tres árboles caídos, contenedores movidos y alcantarillas levantadas. En otros puntos del área metropolitana, según las mediciones de Emasagra se recogieron en menos de una hora 40 litros de agua, siendo Santa Fe otro de los municipios en el que la tormenta también actuó con fuerza.

Poniente

En Riofrío, el 14 de septiembre de 2018 el río Salado no solo se desbordó, como suele ocurrir cuando la lluvia aprieta en la zona, sino que destrozó bajos de restaurantes y viviendas, una de las piscifactorías de Caviar Riofrío, mobiliario urbano y decenas de coches, que la riada arrastró. Y, justo cuando se cumple un año de la catástrofe, el pueblo y Loja entera estuvieron pendientes de sus aguas, turbias y cargadas de maleza, que en algunos momentos, a primera hora de la mañana, se acercaban al límite del puente que está en el punto donde se unen el río Salado y el Frío.

Zona norte

Las fuertes precipitaciones registradas en los últimos días en Granada se dejaron notar en las carreteras de la provincia. Según la información ofrecida por la Dirección General de Tráfico, un total de tres vías permanecen cortadas a la circulación: la A-4200 en Benamaurel, la A-317 en Puebla de Don Fadrique y la GR-9109 a su paso por Cúllar. Baza, además, celebraron este mediodía un minuto de silencio en señal de recuerdo y duelo por por el fallecimiento del bastetano Francisco Campoy, que en la madrugada del viernes falleció arrastrado por una avenida de agua y lodo cuando regresaba a su domicilio.

Allí ha estado el presidente de la Diputación de Granada, José Entrena, que se pondrá en contacto de manera inmediata con la Subdelegación del Gobierno y con la Delegación del Gobierno andaluz en Granada para coordinar las distintas actuaciones y dar respuesta a los daños ocasionados por la tormenta. En este sentido, anunció su intención de convocar una reunión de trabajo en los próximos días, en la sede de la institución provincial, una vez que se hayan evaluado los daños para determinar cómo afrontarlos por parte de las distintas administraciones. «Se trata de dar la mejor respuesta posible a los problemas surgidos, tanto en los cascos urbanos de los municipios como en las redes de caminos y carreteras y en la agricultura», ha precisado el presidente de la Diputación, quien ha señalado que a la reunión de trabajo convocará también a los alcaldes de los municipios afectados.

Capital

En la capital, hasta mediodía no se podía circular por el paso a nivel bajo las vías del AVE en La Chana, junto al gimnasio We por acumulación de agua. Tampoco estaba transitable el túnel del Timbre, que discurre por la avenida de Andalucía, que está previsto que se reabra en breve. Se tuvo que cortar asimismo el paso a nivel de la calle Palau Yquer, en el Zaidín, que ya está reabierto, según informa la Policía Local de Granada. Y también está cortada al tráfico la calle Baden Powell, junto al río Monachil, donde se espera que los efectivos de Inagra puedan achicar agua y retirar restos acumulados con la tormenta. Sin embargo, esta vía no se puede reabrir porque se ha visto afectada la calzada y necesitará una intervención más profunda. En el resto de túneles, se ha regresado a la normalidad.