El proyecto de teleférico divide a empresarios y ecologistas

Los problemas de acceso y la falta de aparcamiento en Sierra Nevada son dos de los problemas que busca paliar el teleférico, según el PP./ALEJANDRO MOLINA
Los problemas de acceso y la falta de aparcamiento en Sierra Nevada son dos de los problemas que busca paliar el teleférico, según el PP. / ALEJANDRO MOLINA

Vecinos y comerciantes apoyan la propuesta, aunque reclaman medidas más urgentes para una estación «que se ha quedado anticuada»

Pablo Rodríguez
PABLO RODRÍGUEZ

La propuesta del Partido Popular para construir un teleférico entre la capital nazarí y Sierra Nevada ha sido recibida con diversidad de opiniones. Empresarios, ecologistas, montañeros y vecinos se muestran divididos ante un proyecto que, según los populares, busca paliar los graves problemas de movilidad que sufre la estación al tiempo que se intenta desestacionalizarla.

Ayer, el secretario general de la Asociación de Constructores y Promotores de Granada, Francisco Martínez-Cañavate, anunció la inclusión del proyecto en su lista de infraestructuras pendientes de ejecución con fuerte impacto de desarrollo económico en la provincia. Según explicó, se trata de una propuesta que eliminaría la aglomeración de vehículos en la carretera, especialmente los fines de semana, y que permitiría potenciar la visita a Sierra Nevada en épocas de verano y otoño, «mejorando la oferta turística de Granada».

Más información

Para Martínez-Cañavate, el impacto medioambiental sería muy limitado y recordó que hay sentencias que dan por bueno el estudio de impacto ambiental presentado en el proyecto anterior en que se basa el actual del PP. En su opinión, sería una apuesta que mejoraría el medio ambiente y que aportaría una alternativa de transporte a los viajeros del futuro Ave.

El presidente de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Gerardo Cuerva, recordó que la conexión de la estación de esquí con Granada y la ampliación de la superficie esquiable han sido dos reivindicaciones históricas de la CGE y la Cámara de Comercios, «ya que se trata de uno de los motores fundamentales de riqueza y empleo de Granada y Andalucía».

Cuerva explicó que, para su definición, «siempre hemos solicitado a la administración competente, la licitación de un estudio que defina el futuro de la estación de esquí, un estudio realizado por una de las empresas especializadas líderes a nivel mundial, en base al cual llevar a cabo un plan estratégico, que defina hacia donde debe ir la estación de esquí de Sierra Nevada en los próximos 20 años».

Por su parte, la Asociación de Empresarios de Sierra Nevada se mostró partidaria de unas instalaciones que califican como «ambiciosas». El presidente de la entidad, Enrique de la Higuera, aseguró que ve «con buenos ojos» el proyecto presentado por el PP, aunque advirtió que se trata de una medida a largo plazo «y la estación necesita muchas otras cosas también».

En su opinión, Sierra Nevada sufre un grave problema en los accesos que se agrava los fines de semana. «El caos circulatorio hace que algunos usuarios y trabajadores tarden hasta dos y tres horas en subir», señala. De la Higuera señaló que la estación necesita más policías, más guardias civiles y más capacidad de estacionamiento. «El teleférico es bueno, sí, pero no creemos que vaya a ser la panacea; aquí hacen falta más recursos que los que actualmente hay», dijo.

Empresarios y vecinos reclaman una actuación más amplia para revitalizar la estación

En la línea se manifestó Javier Lucas, presidente de la Asociación de Vecinos de Sierra Nevada. Para él, el proyecto del teleférico es «estupendo». «Poner un medio de transporte ecológico y limpio es una buena idea», señaló. Sin embargo, como el presidente de los empresarios, advirtió de la necesidad de mejorar los servicios de una estación «que se ha quedado anticuada».

Según su diagnóstico, «hay que acometer actuaciones importantes tanto a nivel peatonal, con la limpieza de la nieve que bloquea las aceras, como a nivel circulatorio, con más agentes de la policía local y de la guardia civil». «Existen fines de semana en los que hay más de 10.000 visitantes y tenemos solo dos policías para atender el tráfico, hacer atestados, caídas o lo que pueda suceder», dijo. En su opinión, «el teleférico puede ayudar, pero llevar a gente a un sitio totalmente desastrado puede ser muy penoso».

«Sería inasumible»

Contrario a la propuesta se manifestó José Miguel Marín Escribano, presidente de la Agrupación Granadina de Naturalistas para la Defensa de la Naturaleza (Agnaden), una entidad que ya mostró su oposición al anterior proyecto de telecabina. «Nuestra posición sigue siendo la misma», señaló el granadino. «Es un proyecto especulativo que no resolvería los problemas de acceso que la estación de esquí y que, por los costes de construcción y del billete, sería inasumible para la gente corriente», dijo.

Marín Escribano advirtió que la propuesta tendría un impacto evidente en el ecosistema «lleve los apoyos que lleve». «Se situaría sobre un espacio protegido con un sinfín de valores y en el que hay especies muy sensibles como el quebrantahuesos, así que estaremos al tanto si se vuelve a retomar para hacer frente con alegaciones y movilizar a ecologistas y montañistas», dijo.

Precisamente este último colectivo también quiso dar su opinión. Julio Perea, presidente de la Federación Andaluza de Montañismo, se mostró cauto con la propuesta, aunque aseguró que «puede contribuir a la desestacionalización de la estación». «Tendrá ventajas y desventajas, pero preferimos aguardar a que se aclare el proyecto para dar una valoración más profunda», señaló.

Por su parte, el presidente del Club de Montaña Granada, Francisco Ruiz, se mostró a favor de un proyecto que considera «muy positivo» para la provincia. «Todo lo que sea quitar coches de la carretera y desestacionalizar Sierra Nevada es mejor», señaló.