El laberinto granadino de la nueva 'moneda' de Venezuela

Movilización en Venezuela, ayer. /AFP
Movilización en Venezuela, ayer. / AFP

Un vecino de Maracena y su socio de Las Palmas compraron en la capital la sociedad que hoy permite al gobierno venezolano recaudar dólares

ANTONIO SÁNCHEZGRANADA

Un vecino de Maracena y su socio de la localidad de Arrecife, de Las Palmas, fueron las dos personas que adquirieron el pasado 26 de noviembre de 2018 la sociedad Ampajesu SL, que en la actualidad forma parte de Interbanex, una plataforma digital diseñada para la recaudación de dólares en Venezuela. Fuentes económicas de la provincia explicaron a IDEAL que la sociedad fue creada en la capital semanas antes y un mes después fue traspasada a Carlos García Navarro, de Granada, y Manuel Aarón Fajardo García, de Las Palmas.

El germen de lo que hoy es Interbanex tuvo lugar el pasado el 24 de octubre de 2018, cuando se produjo la constitución de una empresa con sede social en Granada para posteriormente ser vendida. Esta práctica es común en las gestorías para ahorrar trámites a los clientes que desean dar de alta una empresa sin esperar el trámite burocrático propio de una operación así, que oscila entre una y dos semanas, según explicaron las mismas fuentes. Un mes después fue cuando Carlos García Navarro y Manuel Aarón Fajardo García tocaron a la puerta de una gestoría de la capital, a la que le solicitaron constituir una sociedad a través de esta vía rápida. La operación se formalizó el 26 de noviembre del pasado año, ese día ambos socios fueron nombrados administradores de Ampajesu SL y dos semanas después –el 12 de diciembre– quedó reflejado el cambio en el Registro Mercantil de Granada.

Este paso fue previo a la constitución de Interbanex registrada de forma expedita el 18 de enero de 2019 como una compañía anónima integrada en un 62,5% por Ampajesu SL y por Bull Equity Management, una sociedad radicada en el paraíso fiscal de Barbados. En paralelo, a lo largo de los dos últimos meses, el bolivar venezolano, la moneda de Venezuela, se ha devaluado con fuerza con respecto al dólar o al euro. El 13 de diciembre de 2018, un dólar se cambiaba en el mercado por 300 bolívares venezolanos y ayer lo hacía por 3.294 bolívares, lo que implica que la moneda de Venezuela vale hoy diez veces menos que hace mes y medio.

En esta devaluación del bolivar venezolano es donde entra Interbanex, la empresa participada por la granadina Ampajesu SL, que ayer solicitó el cambio de domicilio social para que Granada 'salga' de este laberinto de sociedades. Interbanex es un mercado privado para cambiar monedas que está autorizado por el Banco Central de Venezuela, ofrece dólares a un valor distinto al que marca el mercado internacional y con el que Nicolás Maduro espera salvar toda la ofensiva internacional desde que Juan Guaidó se autoproclamó presidente del país. Interbanex cuenta con el visto bueno del Banco Central de Venezuela para operar y está diseñada para competir con el mercado oficial. Con los dólares que obtenga, el gobierno de Nicolás Maduro pretende afrontar las sanciones y la presión económica a la que está siendo sometido por parte de EE UU, algo que no podría obtener a través del cambio habitual de divisas y que implicó la creación de Ampajesu SL y, en consecuencia, Interbanex. Ayer, después de que se conociera el hilo entre Granada y esta sociedad venezolana, Interbanex reiteró en Twitter que es una «una aplicación tecnológica para la banca privada en Venezuela» autorizado por el banco central del país «sin restricciones».

«La idea de la plataforma es sentar un precedente dentro de la economía venezolana para la creación de un mercado interbancario de divisas robusto, con capilaridad, que se forme según las necesidades de las instituciones y las leyes del arbitraje financiero. Así, Interbanex es más que una plataforma de negociación de divisas libre y privada. Es una forma de unificar de nuevo el mercado bancario para mejorar el flujo de liquidez, la formación de precios y la transparencia», expone Interbanex en su justificación como empresa, que nace vinculada al gobierno de Venezuela y con el objetivo de 'dotarlo' de fondos. En este 'modus operandi' como empresa ya no 'entra' Ampajesu SL, que actualmente sólo figura como accionista de la sociedad, después de dejar su huella por Granada.