Instituciones Penitenciarias retrasa el destino del violador a un CIS

Imagen del acusado de las 24 agresiones sexuales/SUR
Imagen del acusado de las 24 agresiones sexuales / SUR

Todo pendiente de la inminente decisión para decidir si sale hoy o la próxima semana de la cárcel de Albolote para incorporarse a un Centro de Inserción Social

IDEAL

De momento, no hay un pronunciamiento oficial por parte de Instituciones Penitenciarias para saber si el violador de Málaga saldrá de la cárcel de Albolote hoy o si lo hará la próxima semana. Tampoco se sabe aún el Centro de InserciónSocial –CIS– al que irá destinado para cumplir el tiempo de condena que permanezca en tercer grado. El interno ha solicitado el CIS de la capital granadina, mientras que Instituciones Penitenciarias prefiere que el tiempo que permanezca en este tercer grado lo haga en Algeciras y también se barajaba la posibilidad de que lo hiciera en Málaga, aunque la orden de alejamiento de dos kilómetros sobre sus víctimas lo hace prácticamente inviable.

JuanCarlos G. R. recibió la notificación desde el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de la concesión del tercer grado el pasado 2 de septiembre pese a la oposición de la junta de tratamiento de la prisión de Albolote, integrada por psicólogos, educadores y trabajadores sociales, entre otros.

Este interno, condenado en 2005 por la Audiencia provincial de Málaga a 271 años de cárcel aunque el máximo de cumplimiento es de 20, aguarda la decisión de Instituciones Penitenciarias desde un módulo de respeto de la prisión provincial de Granada.Su salida en régimen de semilibertad es inminente.

Este recluso podrá solicitar la libertad condicional en menos de dos semanas, una vez que ingrese en el Centro de Inserción Social (CIS) donde decidan destinarlo desde Instituciones Penitenciarias. La última reforma de Código Penal del año 2015 deja claro que esta suspensión de la condena –que puede revocarse ante determinados supuestos– se concede a reclusos «clasificados en tercer grado, que hayan extinguido las tres cuartas partes de la pena impuesta y hayan observado buena conducta». Este nuevo régimen de libertad completa que permite al reo pasar las 24 horas en la calle, sin obligación de acudir a ningún centro cerrado de internamiento, mantendrá al recluso en la calle sin ningún tipo de control telemático a través de pulsera ni nada similar. Pero por una simple razón: la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Málaga en el año 2005 no le impuso ninguna medida de libertad vigilada una vez que saliera de prisión, sólo una medida de alejamiento de dos kilómetros desde el día en quedara en libertad hasta quince años después.

De momento, la inminente salida de este individuo de la prisión ha generado mucho revuelo en el seno de la propia prisión y en colectivos como la asociación feminista Clara Campo Amor y la asociación de Asistencia a Mujeres Violadas –Amuvi–. Por su lado, las víctimas de este individuo mantienen como única protección una orden de alejamiento respecto a este individuo, quien no podrá acercarse a ellas a una distancia nunca inferior a los dos mil metros.