La 'terapia' de la granadina Ronro Love: «He ayudado a muchas niñas con su ansiedad»

Elena Urrutia (Ronro Love) durante su viaje a Corea del Sur./E. U.
Elena Urrutia (Ronro Love) durante su viaje a Corea del Sur. / E. U.

Con más de medio millón de seguidores, esta amante de la cosmética coreana se ha convertido en una 'influencer' a la que sus jóvenes seguidoras piden consejos a diario

Diego Callejón
DIEGO CALLEJÓNGRANADA

Como una suerte de Truman Burbank, Elena Urrutia (Granada, 1994) retransmite su vida a diario para todo aquel que quiera seguirla. Cada jornada, esta granadina, conocida como Ronro Love en el mundo virtual, se levanta y dedica un mínimo de dos horas a conversar en directo con sus 'ronrolovers' desde su propia casa. Más allá de sus conocidos consejos sobre maquillaje coreano -que la catapultaron a la fama-, de sus opiniones sobre cómo vestirse y de sus comentadas partidas de videojuegos, Elena también habla de su vida privada y de su rutina ante el medio millón de suscriptores que suma entre YouTube, Twitch e Instagram. Invitamos a Ronro Love a la sección 'Influencers de Granada' para charlar de esta 'doble vida' que lleva desde los quince años, la cual le ha dado satisfacciones como «ayudar a muchas niñas a combatir su ansiedad» y problemas como compartir «cosas de las que ha acabado arrepintiéndose» por su gran exposición.

'NACIDA' EN INTERNET «Empecé con quince años»

- La primera pregunta es evidente pero obligada. ¿De dónde viene el nombre de Ronro Love?

- Me puse ese nombre como apodo a los doce años. Cuando abrí mi primer blog, a los quince, lo llamé así. Después vino YouTube, no lo cambié y hasta hoy. No lo pensé como nombre de marca, y la verdad es que tampoco tiene mucho secreto: 'Ronro' va referido al 'ronroneo' de los gatos, que me encantan.

- Entonces, a los quince años ya andabas por Internet. ¿Cómo fueron esos inicios?

- Sí, empecé muy pequeña, en 2009. Me abrí aquel blog para escribir lo que necesitaba en ese momento, y poco a poco lo fui encaminando hacia el mundo de la belleza y la moda. Entonces, un día me preguntaron una tontería de maquillaje, refiriéndose a cómo lo hacía yo. Como por escrito no podía explicarme cómodamente, me grabé en YouTube, porque era lo más práctico. Ahí empezó el canal de YouTube, en 2012, y acabó funcionando mejor que el blog.

- ¿Cuál fue el secreto del éxito de aquel canal de YouTube que hoy suma más de 450.000 suscriptores?

- Entre 2012 y 2016 subía dos vídeos semanales con temática de belleza. La diferencia con otros canales similares era que yo lo centré en el estilo asiático, principalmente japonés y coreano. Hice varios vídeos en 2015 enseñando artículos 'kawai' ('adorable' en japonés), con cosas que compraba de estilo coreano. Gracias a esos vídeos me impulsé y gané muchos seguidores, lo que permitió trabajar en exclusiva para YouTube hasta 2016. Aquel año tuve un punto de inflexión y me puse a estudiar, dedicándome a los vídeos únicamente como una afición.

«Mis seguidoras, la mayoría adolescentes, me piden mucha ayuda sobre el tema de la ansiedad. Puedo colaborar escuchando, pero siempre recomiendo ayuda de expertos» RONRO LOVE (eLENA URRUTIA)

- ¿Y cómo te dio por la cosmética coreana? ¿Qué encuentras de particular en ella?

- Cuando era más joven me interesé por la cultura coreana. Investigando llegué a las telenovelas coreanas y me fascinaron todos sus rituales: cómo comen, se maquillan, se visten... Aprendí que su maquillaje cuida mucho la piel, algo que no se estila tanto en nuestra cultura. Su cosmética es mucho más novedosa y las niñas empiezan a cuidarse desde los catorce años, con una rutina de belleza elaborada para combatir los efectos de la edad y las arrugas. Me parece una una práctica muy sana y beneficiosa y por eso me interesé mucho por ella, algo que también gustó a mis seguidores. Al final me enamoré de Corea, llegué a viajar allí un mes y me encantó prácticamente todo.

- Has comentado que te alejaste un poco de YouTube para estudiar. ¿En qué decidiste formarte?

- Cuando empecé en redes, en el año 2009, era muy pequeña. Paralelamente a esta actividad terminé mis estudios básicos e hice la Formación Profesional de Dietética. Después, en 2016, decidí estudiar una formación universitaria privada en Realizacion de Eventos y Comunicación, en Sevilla.

- Y a día de hoy, ¿te dedicas a esto en exclusiva o lo compaginas con otros trabajos?

- Cuando comencé, compaginaba YouTube con los estudios, pero cuando me dio suficiente beneficio económico como para mantenerme me dediqué a los vídeos en exclusiva. En su momento se podía vivir solo de YouTube, pero ahora ha cambiado mucho. A día de hoy se vive más de la publicidad que de las visitas. Mientras las marcas quieran trabajar contigo, puedes mantenerte. De todos modos, hace unos años vi que este era un mundo inestable y me puse a estudiar para dedicarme a otra cosa en el futuro, aunque aún no he encontrado otro trabajo. Dedicarse a las redes es un empleo que se evapora, al final la gente se acabará cansando de ti, las marcas no querrán trabajar contigo y no tendrás dinero. Hay que hacer algo más: crear tu producto, crear una marca o tener unos estudios con los que puedas trabajar después en otra cosa. En ello estoy ahora.

LA 'TERAPIA' DE RONRO LOVE «Me ven como una hermana mayor»

- ¿Como definirías el canal Ronro Love?

- Nunca he tenido una temática fija. Al principio estaba completamente centrada en el maquillaje y la moda, pero a día de hoy se ha abierto a todo tipo de entretenimiento. A la gente le gusta saber qué haces por la mañana, qué llevas en tu bolso, cómo superas los problemas... Mis seguidoras, la mayoría niñas pequeñas, me ven como una hermana mayor o una amiga.

- ¿Te piden muchos consejos estas seguidoras?

- Sí, a diario. A parte de consejos de moda y maquillaje, suelen preguntarme cosas de su vida personal para orientarse. Hace un tiempo hice un vídeo sobre mi ansiedad y eso ayudó a muchas de mis seguidoras, porque es un tema del que no se suele hablar. Aquel vídeo obtuvo más de medio millón de visitas, y gracias a él me llegaron muchos mensajes de seguidoras que sentían lo mismo que yo. Me piden mucho consejo sobre la ansiedad. Siempre recomiendo ayuda de expertos, pero puedo colaborar escuchando y dando mi punto de vista. Siempre gusta echar una mano a parte de entretener.

- Tienes una gran masa de seguidores en YouTube, Instagram y Twitch: ¿con cuál de las tres te quedarías?

- Cada herramienta tiene su utilidad. Últimamente utilizo mucho Twitch, al que dedico un mínimo de dos horas de retransmisión en directo al día. La principal ventaja de Twitch es que todo es en directo, lo que refuerza la cercanía y la naturalidad. Ahí se ve cómo eres realmente, porque no puedes cortarte, editarte o meter sonidos. Con Twitch la gente te conoce mucho más y se engancha a tu persona.

«Compartí mis relaciones sentimentales en redes sociales, y esto ha supuesto un alboroto en mi vida a la hora de las rupturas» RONRO LOVE (eLENA URRUTIA)

- ¿Ha evolucionado Twitch de una red social para videojuegos a algo más complejo?

- Sí, al principio era principalmente para videojuegos, de hecho yo entré para retransmitir mis partidas a 'Los Sims' o a 'League Of Legends'. Después se abrió a todo tipo de contenidos y creo que es ahí donde tiene más fuerza. Puedes retransmitir tu vida, ponerte a hablar con tus seguidores mientras escuchas música, mientras desayunas, mientras comes... Siempre que no te saltes las normas, todo vale.

- ¿ Y cómo se monetiza ese tiempo de tu vida que ofreces en directo? ¿Las suscripciones de Twitch te aportan lo suficiente?

- En Twitch hay seguimientos gratuitos y suscripciones de pago, en las que te dan un dinero para apoyarte. En YouTube no se entiende este concepto, pero los usuarios de Twitch comprenden que es algo normal y que hay que pagar a quien te entretiene. Además de estas suscripciones mensuales hay donaciones concretas, en las que la gente te aporta dinero porque quiere de forma puntual. De todos modos, las donaciones son muy esporádicas, por lo que la mayoría de ingresos nos sigue llegando por la publicidad que hacemos en nuestras redes.

- ¿ Y en qué consisten estos ingresos publicitarios en el caso de Ronro Love? ¿Te has encontrado con problemas a la hora de aceptar según qué marcas?

- Con la publicidad hay experiencias de todo tipo. Lo más importante es elegir tú la marca que consideres adecuada para tu contenido. Al final, si anuncias algo que no va con tu canal es perjudicial para ti y para tus seguidores . Yo siempre elijo marcas que a mí me gustan, habitualmente cosas que suelo comprar, y que cuando las recomiendo por un pago publicitario lo hago porque de verdad creo en ellas. También es importante que las marcas te dejen adaptar su publicidad a tu contenido, dándote libertad. Si la publicidad en los 'influencers' funciona es porque es directa, y al final recomiendas los productos como se los recomendarías a un amigo. Eso es interesante, porque no se trata de un anuncio frío en el que parece que te han dado el guion.

CONOCIENDO A ELENA La fama en Granada

- Con el medio millón de seguidores, ¿cómo lidias con la fama? ¿Te paran mucho por la calle?

- Hay etapas y etapas. Cuando salgo por Granada, siempre hay alguien que me reconoce. Mi público está compuesto sobre todo de niñas adolescentes, y no he tenido problemas más allá de fans que te siguen por la calle, cuchichean y te piden una foto. No es algo que agobie, para nada. En ese sentido, puedes hacer tu vida con normalidad. Aunque sí que hay otros aspectos negativos de la fama...

- ¿A qué te refieres con esas cosas negativas?

- Llevo desde niña en redes sociales, y me arrepiento de muchas cosas que he compartido en el pasado y que a día de hoy no pondría. Al final, en Internet hay muchas personas que no te conocen y juzgan y opinan sobre cosas que has hecho en el pasado. Evidentemente, he hecho cosas con 16 años que ahora con 24 no haría. También compartí mis relaciones sentimentales en redes sociales y esto ha supuesto un alboroto en mi vida a la hora de las rupturas. La gente se hace ideas equivocadas y te juzgan, pero es cierto que a veces tienes la necesidad de contar algunos aspectos dolorosos. Esta es la parte más dura de nuestro trabajo. Los 'influencers' somos nuestros propios jefes y normalmente tenemos un beneficio económico bastante bueno, pero también vendemos nuestra vida, y aguantamos a mucha gente opinando sin saber.

«En Internet hay muchas personas que no te conocen y juzgan y opinan sobre cosas que has hecho en el pasado» RONRO LOVE (eLENA URRUTIA)

- Muchos 'influencers' granadinos han tenido que irse a Madrid o Barcelona por trabajo, pero tú sigues viviendo en Granada. ¿Es compatible este trabajo con nuestra ciudad?

- Empecé en Granada, porque es mi ciudad. Cuando alcancé un número considerable de seguidores, en 2013, acudía a muchos eventos con marcas, y todos se celebraban en Madrid. Al final estaba más allí que aquí, y me planteé irme a Madrid a vivir, pero no me tiré a la piscina tan rápido como otros compañeros. La verdad es que el trabajo lo puedes hacer donde quieras, no veo necesario irse a Barcelona o Madrid, aunque es cierto que es más fácil para relacionarte con otra gente. A mí me gusta Granada, es una ciudad con el tamaño adecuado. Me agobian las ciudades grandes. Si me quedo en Granada para siempre dependerá de otro trabajo o de los estudios, pero, mientras pueda, seguiré por aquí.

- ¿Qué otros 'influencers' de Granada recomendarías?

- De los que están en activo me gustan Kowai Nana y Fortfast. También me gustaba mucho Elvisa, aunque creo que se fue a Madrid y lo dejó. Hace mucho que no sube contenido.

- Y a nivel general, ¿qué creador te gusta más?

- Como buena 'friki' coreana, casi todo lo que sigo son cuentas de Corea. Hay muchos blogs de este estilo que llevo al día. Me quedo con la 'influencer' Ponys Makeup.