¿Por qué se inundó la A-92 en Santa Fe a la una de la tarde?

Balsas de agua en la autovía, cuando la tormenta ya había terminado. / JAVIER MARTÍN

Los bomberos de Granada realizaron una providencial actuación cerrando las compuertas de la acequia que vierte al pueblo para evitar que el agua llegara a las viviendas. La A-92 fue el mal menor

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETEGranada

¿Por qué la autovía A-92 se inundó a altura de Santa Fe a la una de la tarde? Fue la primera pregunta que hicieron extrañados la consejera de Fomento de la Junta, Marifrán Carazo y el delegado del Gobierno en Granada, Pablo García que comprobaban ayer sobre el terreno como las bolsas de agua acumuladas en el asfalto de la A-92 habían obligado a cortar esa vía, que quedaba restablecida alrededor de las cuatro de la tarde.

Lo extraño es que la autovía no se anegara a primera hora de la mañana cuando cayó la tromba sino ya por la tarde. Y la explicación que les ofrecieron desde la dirección General de Infraestructuras es que las balsas de agua que desembocaron en la autovía fueron el mal menor después de que los bomberos de Granada decidieran cerrar las compuertas de la acequia del pueblo y desviar a Arroyo Salado su gran caudal.

Esta providencial actuación de los bomberos de Granada, que analizaron rápido la situación y optaron por cerrar la compuerta de la acequia que atraviesa el municipio, evitó que el agua se dirigiera al casco urbano de Santa Fe y causara mayores daños en las viviendas.

No obstante, las fuertes precipitaciones arrastraron árboles y ramas que formaron una especie de presa en el cauce, lo que causó el desbordamiento del río salado y el agua se derramó hacia el asfalto de la autovía.

La rápida intervención de las máquinas y la ausencia de lluvias por l mñana favoreció la limpieza del cauce del río Salado, lo que, a su vez, permitió normalizar totalmente el tráfico en la A-92 poco después de las cuatro y media de la tarde.