El mal estado de canastas y porterías provoca una decena de incidentes en niños, uno de ellos en Granada

El mal estado de canastas y porterías provoca una decena de incidentes en niños, uno de ellos en Granada

El Consejo Consultivo de Andalucía advierte a las administraciones de la necesidad de mantener en buen estado de conservación estas instalaciones

A.O.

El Consejo Consultivo de Andalucía (CCA) ha registrado, desde 1998, una decena de casos en los que se produjeron daños personales en menores mientras jugaban en equipamientos deportivos en mal estado ubicados en espacios públicos, como canastas de baloncesto y porterías de fútbol.

La normativa europea establece que toda portería de fútbol destinada al juego debe estar dotada de sistemas antivuelcos. Los equipamientos deben ser elementos exentos de riesgos como roturas, esquinas, bordes, astillamientos, oxidaciones y atrapamientos. Y en las canastas de baloncesto hay que evitar el uso de contrapesos peligrosos y usar protecciones que minimicen las consecuencias del impacto en todo momento.

De estos diez expedientes, en cinco se dictaminó que había responsabilidad patrimonial por parte de la administración, cuatro casos se desestimaron y uno se devolvió. Los dos casos más graves se ubican en Sevilla en 1998 y en Cádiz en 2005, con dos menores fallecidos, siendo 16 los decesos en toda España. El primer accidente se produjo en un colegio de la capital hispalense al volcar una portería de hierro y caer sobre un alumno. El segundo, en San Lúcar de Barrameda (Cádiz), al colgarse el menor sobre el larguero y soltarse una portería de fútbol sin anclajes desplomándose sobre el menor.

En Granada únicamente se ha registrado un caso. Concretamente, fue en Huétor Tájar, en instalaciones deportivas municipales en el año 2003, cuando un menor intentó encestar el balón y acabó con un dedo amputado.

En este caso el Consejo Consultivo determinó la existencia de responsabilidad patrimonial, por la que el ayuntamiento tuvo que indemnizar por la amputación del dedo tercero y limitación de su mano derecha, los días de hospitalización y de rehabilitación para sus ocupaciones habituales, así como los relativos a la sobrevenida ineptitud para desempeñar su profesión habitual y a los gastos tenidos como consecuencia de la operación y rehabilitación sufridas.

Todo ello debido al deficiente estado de la canasta sobre la que practicaba el baloncesto en el centro deportivo del Ayuntamiento de Huétor Tájar, según dictaminó el Consejo Consultivo.

En total, las administraciones locales y autonómica han tenido que pagar 255.597 euros en concepto de responsabilidad patrimonial por el mal funcionamiento de sus instalaciones públicas deportivas.

En los cuatro expedientes que se dictaminaron en contra se tuvo en cuenta la correcta instalación de las infraestructuras deportivas y la conducta inapropiada que hicieron los menores de dichos elementos, subiéndose o encaramándose a porterías y canastas.

Para evitar este tipo de incidentes desde el Consejo Consultivo de Andalucía recomiendan a las administraciones revisar el buen estado de conservación de las instalaciones deportivas evitando la presencia de riesgos innecesarios para la integridad del menor y aconseja a los usuarios el cuidado y el buen uso del material deportivo.

 

Fotos

Vídeos