Se vende chiringuito en Playa Granada por 'Wallapop'

El chiringuito Oleaje está cerrado mientras se resuelve la revocación de su concesión. /JAVIER MARTÍN
El chiringuito Oleaje está cerrado mientras se resuelve la revocación de su concesión. / JAVIER MARTÍN

El portal de compra-venta y una inmobiliaria de la zona ofertan un establecimiento por 800.000 euros, cuyo suelo quiere recuperar el Ayuntamiento de Motril

Laura Ubago
LAURA UBAGOMotril

Se vende paraíso en primera línea de playa. El anuncio se pierde entre un puñado de propiedades de la Costa Tropical y ofrece un chiringuito en Playa Granada por 800.000 euros. Está en el portal de compra-venta online 'wallapop' junto con los lotes de libros o las mesas viejas.

«Se vende el complejo de ocio y gastronomía ubicado en primera línea de Playa Granada, junto al campo de golf, un complejo de ocio y eventos de relevancia en la Costa Tropical. Diseño innovador con formas curvas y con el mar como telón de fondo. En sus 1.300 m2 cuenta con restaurante de unos 400m2, terrazas, lámina de agua, 14 palcos en anfiteatro, mirador, zona de copas y piscina», así describe el anuncio el chiringuito Oleaje y éste remite a una inmobiliaria de la zona que también lo tiene en su web. En la página Gestión Inmobiliaria –situada en Salobreña–, indican que el metro cuadrado de este chiringuito se vende a 615 euros y que el «negocio funciona durante todo el año y se vende equipado».

Este chiringuito construido en 1.300 metros de suelo público que el Ayuntamiento de Motril adjudicó a una empresa privada en 2011, se encuentra inmerso en un proceso administrativo complicado después de que el Consistorio motrileño aprobase en pleno –el pasado mes de marzo– revocar la concesión a esta empresa por incumplimiento de los términos de la concesión que le obligaban a abonar un canon mensual de 1.300 euros.

En ocho años, la empresa ha acumulado una deuda de 150.000 euros con el Ayuntamiento de Motril. El gobierno local argumentó ese día que era dinero de los motrileños y que los técnicos habían indicado que debían iniciar este proceso, que ahora se encuentra en fase de alegaciones y que resolverá el Consejo Consultivo –si se llega a ese punto–, que es el órgano que decide cuando los concursos públicos se complican.

El Ayuntamiento de Motril entiende que cuando vuelve la concesión a ellos también 'regresa' el edificio, además del suelo y desde Urbanismo ya avanzaron que buscarían a un nuevo concesionario para este verano.

Pero ni las cosas van tan rápido ni son tan sencillas. Los propietarios de este chiringuito chill out de diseño no lo van a dejar perder tan fácil. Es más, lo van a pelear hasta el final.

Ayer se produjo una primera reunión entre propietarios y Ayuntamiento, ya que los dueños del Oleaje quieren salvar la concesión, in extremis, a cambio de saldar de golpe la deuda acumulada con el Ayuntamiento. Se evitaría así, según Hipólito Illescas, socio de la empresa adjudicataria, que el chiringuito Oleaje se vea envuelto en una batalla administrativa y judicial que lo mantendría cerrado para perjuicio del destino turístico. Porque, si no llegan a ese acuerdo, van a seguir batallando hasta el final con todas las armas legales que sean posibles.

Illescas comentó ayer que hoy tienen otra reunión en Granada y que él considera que están cerca de llegar a un acuerdo. «Hemos acudido a la reunión con el inversor que va a reflotar el chiringuito para que el Ayuntamiento de Motril sepa que existe este inversor», apuntó este socio de Oleaje que indicó que el anuncio de venta del chiringuito se puso hace mucho tiempo y que su precio es superior al que se indica en estos reclamos.

Desde el Ayuntamiento señalan que han puesto el tema en manos de los técnicos municipales que son los que determinarán si una vez que comienza el proceso de revocación de la concesión se puede dar marcha atrás y llegar a un acuerdo con los propietarios. Desde el gobierno señalan que tan solo siguieron las indicaciones que les dieron los técnicos ante el incumplimiento del canon de una concesión, como ocurría en este caso. Ahora habrá que ver qué pasa con el chiringuito Oleaje y si dará tiempo a que vuelva a funcionar este verano.