Consternación y silencio en el colegio Santo Tomás de Villanueva de Granada

Consternación y silencio en el colegio Santo Tomás de Villanueva de Granada
PEPE MARÍN

Los padres de la escuela quieren conocer los motivos que llevaron al sacerdote acusado de pederastia a trasladarse a Venezuela y los profesores se remiten al comunicado oficial

PILAR GARCÍA-TREVIJANOGRANADA

Coches en doble fila, padres que dejan a sus hijos a la puerta del colegio, le abrochan los abrigos y se despiden para continuar el trayecto hacia su trabajo. Escenas cotidianas propias de un día lectivo en el colegio Santo Tomás de Villanueva de Granada, perteneciente a la orden de Agustinos recoletos, que este jueves tienen un matiz distinto. Los padres hacen corros en la puerta y comentan las noticias llegadas desde Venezuela -y confirmadas por IDEAL- que alertan del arresto de uno de los sacerdotes agustinos el pasado 25 de noviembre. «Parece que abusó de una niña de doce años» o «el cura que daba clases», eran las frases más repetidas este jueves en referencia a las acusaciones de abuso sexual a una menor de 12 años que pesan sobre a uno de los religiosos que trabajó en el colegio, Iván M.P. Los más rezagados que no recibieron el comunicado de la dirección del centro ni han visto aún las noticias se enteran por otros adultos. No pueden ocultar las caras de incredulidad y sorpresa.

Los grupos de whatsapp de padres también echaron humo la tarde de este miércoles, cuenta María, madre de un menor de 13 años del colegio. La mujer de cuarenta años de edad se muestra consternada por la noticia. Coincidió con el sacerdote durante el tiempo que le impartió catequesis de comunión a su hijo: «Imagínate cómo puedes sentirte en algo así. Tratas de proteger a tus hijos, pones todas las medidas que tienes en tus manos y aún así no es suficiente. Hay gente que puede hacerles daño y tu sientes impotencia», expresa.

Paco, padre de dos menores, narra que el religioso implicado jamás dio clases a sus hijos. El sacerdote, ahora excomulgado, impartió durante algunos años clases de Matemáticas y Religión en Santo Tomás de Villanueva. Sin embargo, Paco afirma que coincidió con él en los eventos, actividades y en los pasillos del colegio: «Mis hijos eran muy pequeños cuando él estaba en el cole y no coincidieron en clase. Le recuerdo bien, era el coordinador de la pastoral», concluye.

«Como padres y seres humanos nos da pena que se produzcan casos de pederastia sean o no sacerdotes. No te gusta que le hagan eso a ningún niño y menos que pueda quedar impune», lamenta María Jesús, madre de un menor de seis años.

De momento el claustro no ha querido pronunciarse sobre las acusaciones que se ciernen sobre el sacerdote que formó parte del equipo docente y respetan las declaraciones de la dirección del centro. Cuestionados por este medio a las puertas del colegio uno de los profesores ha manifestado que «la institución y la dirección han hecho las declaraciones y han tomado las medidas pertinentes. El comunicado es de libre acceso en la web del colegio».

La mayoría de los padres coinciden en que no saben si el colegio les convocará para una reunión extraordinaria. Pero tienen claro que las respuestas del AMPA y las reuniones de madres para hablar de lo sucedido no tardarán en llegar.