La búsqueda de Christian se expande al monte y al pantano de Cortijos Nuevos

Imagen del desaparecido./IDEAL
Imagen del desaparecido. / IDEAL

Todas las hipótesis siguen abiertas tras cinco días sin ninguna pista del paradero del joven de 18 años

Sarai Bausán García
SARAI BAUSÁN GARCÍAGranada

120 horas sin saber de él. Cinco días han trascurrido ya desde que la familia de Christian supo del menor de 18 años residente en Granada que se había trasladado a Cortijos Nuevos, donde vive su madre, para trabajar en la aceituna. Desde el viernes, que salió de casa de su abuela, sus familiares no han podido hablar con él. Algunos vecinos lo vieron en distintos puntos del pueblo, pero a las doce de la noche se le perdió el rastro definitivamente. Tras distintas batidas realizadas por el pueblo y los alrededores, este miércoles se ha abierto aún más el cerco y se ha empezado a buscar en la zona de montaña y en el pantano del municipio.

José Luis Serrano, tío de Christian, asegura que el radio del pueblo y los alrededores lo han «pateado» más de cinco veces sin ningún tipo de resultado, por lo que un grupo de especialistas está adentrándose en la amplia extensión de monte que hay junto al pueblo, la zona conocida como La Capellanía, por si Christian se dirigió allí el viernes por la noche. «Por ahora no hemos pedido más colaboración de voluntarios fuera del pueblo porque al estar centrados hoy en la zona de alta montaña, hay que estar preparado y conocer la zona y no queremos que nadie sufra ningún daño», afirma Serrano.

En torno a un centenar de especialistas están colaborando en la presente jornada en la búsqueda del joven, entre los que se encuentran miembros de Infoca, Policía Autonómica, Medio Ambiente, Guardia Civil y voluntarios del pueblo.

Esperanza Chinchilla Vinzaino, alcaldesa de Cortijos Nuevos, señala que este miércoles se ha aumentado la cantidad de personal distribuido en la zona. Como ejemplo, indica que Protección Civil este miércoles se ha dirigido al lugar con tres perros. «Se ha ampliado la búsqueda hacia la zona de monte más cercana al término de Hornos de Segura, donde hay una zona rocosa y con árboles», afirma. Además, como a Christian le gusta mucho pescar en el pantano y solía ir allí con la familia, han decidido mirar también por la zona.

Sin pistas

Tras la difusión de la desaparición de Christian en prensa y por redes sociales, la familia y las fuerzas de seguridad han recibido infinidad de mensajes de personas que aseguran saber de él o haberlo visto, pero ninguna se ha podido considerar una pista fiable de la que tirar. Por ello, todas las hipótesis siguen abiertas: «Estamos destrozados por la falta de pistas. Desesperados, ni dormimos ni comemos, cansados de tanto andar. Hemos contactado con sus amigos de Cortijos Nuevos, de Cazorla y de Granada, pero nadie sabe nada y no hay ninguna señal de que esté bien ni de dónde está. Ya pensamos desde que se ha caído en algún barranco o que le haya pasado algo o le hayan hecho algo, porque ya son muchos días. Barajamos todo después de cinco días», explica José Luis Serrano. Tras su desaparición, la familia intentó llamarle al móvil, pero éste se encontraba apagado. Ahora, sigue igual. «No paramos de llamar cada diez minutos y nada. Si la Guardia Civil hubiera podido rastraer la señal del móvil, no estaríamos dando palos de ciego, pero como está apagado, si hay alguna señal, será la última que recibió antes de apagarse».

Para quien pudiera verlo, explica que se trata de un joven de 18 años, de 1,80 metros de estatura y complexión delgada, con tatuajes, una dilatación verde en la oreja izquierda y unas gafas blancas. Además, en el momento en el que se le perdió la pista vestía con una sudadera negra, una chaqueta con capucha gris, unos pantalones de camuflaje y unas botas verdes del campo comparadas para ir a la aceituna.

 

Fotos

Vídeos