Periodismo con denominación de origen de calidad

Benjamín Lana (d), director Editorial de Medios Regionales, Suplementos y Revistas de Vocento; y Alejandro Santos, director general de GRUPO SEMANA (Colombia). /Alejandra Herrera
Benjamín Lana (d), director Editorial de Medios Regionales, Suplementos y Revistas de Vocento; y Alejandro Santos, director general de GRUPO SEMANA (Colombia). / Alejandra Herrera

Futuro en Español reivindica en Chile las marcas del periodismo «de verdad» como antídoto contra las 'fake news'

TERI SÁENZEnviado especial a Santiago de Chile

Reforzar la marca del medio para que la audiencia reconozca instantáneamente en ella una garantía de calidad ante la desinformación. En ese punto coincidieron ayer los participantes en la mesa redonda que inauguró la tercera edición de Futuro en Español que organiza Vocento en Santiago de Chile y que se celebró en las instalaciones de la Universidad de los Andes. Allí compartieron diagnóstico analistas de un lado y otro del Atlántico moderados por el decano de la Facultad de Comunicación, Juan Ignacio Brito. Por el Grupo Semana de Colombia, su director general, Alejandro Santos, se mostró contundente al situar el punto de partida. «Lo que está en juego no sólo es el periodismo, sino lo que significa la información para la democracia», avisó introduciendo la necesidad de «un nuevo liderazgo de los medios» frente al «ruido» que rodea ese ecosistema y que, desde su punto de vista, pasa por imprimir un carácter propio a la información. «La verificación es el primer ladrillo, pero el edificio informativo requiere creatividad y adoptar ángulos que impriman un elemento diferenciador», concretó.

Disponer de un estilo propio para que el lector maneje en sus manos las claves precisas para cribar la verdad frente a la impostura fue también la receta sugerida por el director de 'El Comercio' de Perú, Fernando Berckemeyer, para los medios tradicionales que, como apuntó, tienen en sí mismos la fórmula para sobreponerse a cualquier amenazada. «Somos más necesarios que nunca y los principios rectores que siempre nos han guiado, imprescindibles», defendió Berckemeyer haciendo un ejercicio de optimismo al considerar que las 'fake news' constituyen un «incentivo» para el buen hacer de las redacciones y las rutinas de verificación y análisis que le aportan un valor agregado.

El director editorial de Medios Regionales y Revistas de Vocento, Benjamín Lana, verbalizó un mensaje análogo con un llamamiento al buen periodismo para recuperar la iniciativa en el actual contexto. «Debemos militar en diferenciar la información, en dotar de un sello de calidad a lo que es el periodismo real», señaló Lana. «Fijar una denominación de origen del periodismo de calidad», sintetizó en la confianza de que la situación presente constituye una oportunidad para los medios de comunicación una vez superados los «efectos secundarios de la borrachera digital» que ha mediatizado hasta ahora su funcionamiento.

El debate ingresó a partir de aquí en el terreno de la definición de una de las palabras más repetidamente pronunciadas durante toda la jornada: calidad. «Lo que sí sabemos es lo que no supone calidad», prologó Lana al respecto para recapitular, en una reflexión compartida por sus compañeros de panel, algunas de las cuestiones que no ayudan a caminar en esa dirección: desde el periodismo declarativo que huye del análisis hasta el riesgo de «dejarse seducir» por la comunicación corporativa. Llegado desde Colombia, Alejandro Santos abogó aquí por la integridad pero sin poder obviar el factor económico. «El buen periodismo es absolutamente necesario, mas no suficiente para sobrevivir», advirtió antes de que Berckemeyer insistiera en las posibilidades de «construir una voz propia y fiable» que supere la marea de desinformación influenciada por el fervor (cada vez más cuestionado) de la instantaneidad frente a los principios clásicos del periodismo «de verdad».

El evento de Vocento, que cuenta con el apoyo de la Embajada de España en Chile y el auspicio de Telefónica y el Gobierno de La Rioja además del respaldo de Marca España, dio paso al análisis de otra de las variables que amenazan la información cierta: la corrección política y la autocensura. La presidenta del Consejo de Ética de los Medios de Comunicación de Chile, María José Lecaros, alertó de cómo lo políticamente correcto debilita dos rutinas periodísticas capitales. Por un lado, el «respeto» al lenguaje como herramienta inviolable y por otro, la libertad del auténtico profesional para ejercer su labor de comunicador desde una garantía de independencia.

A su lado y en una conversación guiada por la columnista del diario 'El Mercurio', Tamara Avetikian, una figura de largo en la política internacional: el ministro de Defensa de Perú del 2012 al 2016, Pedro Cateriano, quien contextualizó el fenómeno de las 'fake news'. No es nuevo, ya que ha estado enmascarado de distintas formas, si bien su impacto ahora es más determinante. «A pesar de sus efectos negativos, no nos hemos curado», lamentó instando a apoyarse en los «medios serios» para superar esta circunstancia y con un llamamiento a «hacer siempre una defensa de nuestros derechos, entre ellos el de la libertad de prensa y expresión».

Más información

Fotos

Vídeos