Así son los vuelos en globo al espacio que impulsa un granadino

ZERO 2 INFINITY

La experiencia, valorada en 110.000 euros por persona, reflejada en dos vídeos alucinantes

José E. Cabrero
JOSÉ E. CABREROGranada

Recorrer con la mirada el perfil del planeta como si fuera un enorme lienzo instalado en una cúpula infinita. Una idea que casi cuesta imaginar, una experiencia que achacaríamos directamente al cine, a los efectos especiales. Pero que está muy cerca de ser real, al menos, para los afortunados que puedan permitirse pagar un billete en 'Bloon', el proyecto de turismo espacial de 'Zero 2 Infinity' que impulsa el granadino José Mariano López-Urdiales.

Él mismo la describe así: «La experiencia es tremendamente placentera y tranquila. No hay ruidos, no hay explosiones, no hay aceleraciones. Simplemente te sientas en una cabina con una ventana muy grande, vestido en mangas de camisa, y es como si la tierra se alejase de ti, no al contrario. No notas que te mueves. Vas pegado al viento y asciendes a una velocidad suave mientras observas el horizonte curvarse. La Tierra pasa de tener los colores que vemos cuando viajamos en un avión a hacerse azul. El cielo se hace completamente negro, tanto que podrías ver las estrellas de día perfectamente».

El reportaje

La descripción minuciosa de José Mariano López-Urdiales viene acompañada por una reflexión que, asegura, pega fuerte a todos los que alcanzan el sueño. «Allí descubres que venimos de un planeta que es único. Precioso en los dos sentidos del término, tanto que es bonito como que es escaso y valioso. La atmósfera que nos protege de las inclemencias del cosmos es una capita muy fina y en un par de horas en globo estás fuera».

Vivir el sueño, sin embargo, no estará al alcance de todos los bolsillos. 110.000 euros lo convierten en un recuerdo exclusivo que, la mayoría, seguiremos imaginando. Los clientes potenciales son personas de alto poder adquisitivo de cualquier rincón del mundo. «El precio ofrece entrenamiento, dos noches y el vuelo de más de cinco horas». El viaje, que se pretende implementar en Villacarrillo, donde ya se han realizado vuelos de prueba, es, en palabras del científico granadino, «la experiencia más alucinante que el dinero puede comprar. Una experiencia transformadora. Desde allí arriba te das cuenta de que estamos todos en el mismo barco, de que no hay fronteras. De que todo está conectado».

Mientras el turismo espacial se convierte en una realidad 'palpable', la empresa de José Mariano cuenta con otro proyecto, 'Elevate', en el que se dedican a «volar cosas» para empresas tecnológicas punteras como Thales o Airbus. «Llevamos lo que nos piden al espacio para que experimenten en condiciones por encima de la atmósfera». Cámaras, satélites, paneles solares y sistemas de telecomunicaciones, entre otras «cosas» para las que el espacio ofrece multitud de aplicaciones.