PP y Cs ultiman el futuro gobierno a la espera de que se confirme la investidura de Moreno

PP y Cs ultiman el futuro gobierno a la espera de que se confirme la investidura de Moreno

La reunión hoy de dirigentes nacionales del PP y Vox en Madrid, clave para que vea la luz un ejecutivo en el que PP llevará Hacienda y Cs las políticas de Economía y regeneración

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

PP y Cs tienen casi cerrada la estructura y composición del futuro Gobierno de la Junta que ambos partidos compartirán en una coalición de iguales, pero no la darán a conocer hasta que esté amarrada la investidura de Juanma Moreno como presidente, según confirmaron ayer fuentes de los populares andaluces a este periódico.

Por ello la reunión anunciada para hoy entre PP y Vox es clave, ya que sin los votos de este último partido es imposible que el gobierno del cambio eche a andar con la fecha del día 16, cuando está previsto el primer Pleno para la elección de quién ocupará San Telmo. Vox exige a cambio de sus votos una firma y un documento con cesiones a sus propuestas programáticas, al que Cs de ninguna manera se sumará, según corroboró ayer el secretario general del partido naranja, José Manuel Villegas. De hecho, el encuentro de hoy entre los secretarios generales del PP y Vox, Teodoro García Egea y Javier Ortega Smith, viene precedido de grandes presiones desde Ciudadanos para que se visualice el acuerdo de gobierno con los populares como artífice del cambio en Andalucía cuanto antes.

Fruto de ello es que ayer varios medios digitales de Madrid avanzaran parte del supuesto reparto de carteras de PP y Cs en el futuro ejecutivo, que tendría diez consejerías, una vicepresidencia y la presidencia. Coinciden en corroborar que Hacienda sería para el PP, Economía para Cs y Juan Marín tendría gran protagonismo como vicepresidente con mando en plaza. Este estaría al frente de una nueva cartera con el nombre de Regeneración Democrática y con las competencias actuales de parte de Hacienda, las de Administración Pública, y parte de las de Presidencia, las del portal de transparencia.

Marín llevaría las políticas encargadas de «desmantelar los chiringuitos del PSOE y regenerar la política andaluza», frase que el portavoz de Cs pronunció este domingo al vaticinar que el nuevo gobierno iba a «anunciarse en breve». Se refiere a la gestión de la prometida oficina antifraude y la puesta en marcha de reformas en la administración con el desmantelamiento de agencias, fundaciones o empresas públicas, lo que PP y Cs llaman la «administración paralela», con más de 25.000 empleados de los casi 200.000 de la Junta.

El PP no está conforme con estas prisas. Tras difundirse el supuesto reparto de carteras por varios medios, en el que algunos también vinculan a Marín las competencias de Economía, fuentes populares enfriaron que el acuerdo estuviera a punto de caramelo. Según el PP, la estructura está muy avanzada, pero no hay reparto definitivo de carteras. Una vez que se termine de cerrar la estructura, se hará la distribución de las áreas entre PP y Ciudadanos. Si bien, las fuentes del PP consultadas insisten en que esta distribución no se hará hasta que la investidura de Juanma Moreno no esté amarrada.

En este sentido, el PP tiene muy en cuenta el calendario de reuniones de esta semana. Por un lado está la reunión hoy de los populares con Vox para avanzar en que se garantice la elección de Moreno como presidente. Y por otro está la ronda de consultas de la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, a los portavoces de los grupos sobre el candidato o candidata a la Presidencia. Ya se sabe que hay dos aspirantes, Susana Díaz y Juanma Moreno. Las reuniones se celebran a lo largo del jueves día 10 y la última entrevista prevista es la de los representantes de Vox a las 17.00 horas. Con anterioridad Bosquet recibe a los portavoces de Adelante Andalucía. De estos dos partidos depende de quién se someterá a la primera votación.

Segundas elecciones

Si el portavoz de Vox expresa su apoyo a Juanma Moreno, la presidenta lo tendrá claro, ya que sumaría 59 diputados, mayoría absoluta. Si Vox no aclara su voto, caben dos posibilidades. Si Adelante tampoco define el suyo o confirma que no respaldará a Susana Díaz, Bosquet propondrá a Moreno, ya que sumaría 47 apoyos (PP y Cs) frente a los 33 del PSOE; pero si Adelante sugiere el respaldo a Díaz y no hay voto explícito de Vox a Moreno, Marta Bosquet no tendrá más remedio que presentar la candidatura de Susana Díaz. Y aunque esta candidatura no prospere, puede complicar los plazos hasta el punto de forzar unas segundas elecciones.

Esta es la razón por la que desde el PP presionan al partido de Santiago Abascal: «La única esperanza de Susana Díaz de seguir al frente de la Junta se llama Vox», expresó ayer el secretario general del PP, Teodoro García Egea. Esta posibilidad es remota. En realidad, los populares esperan convencer a Vox antes del jueves, aunque ayer siguieron con sus tiras y aflojas. Incluso confían en que la foto del acuerdo salga de la reunión hoy en Madrid entre Egea y Ortega Smith.

En cualquier caso no quieren precipitar la puesta en escena del nuevo ejecutivo. El PP dejó muy claro ayer que se esperará al viernes cuando Marta Bosquet confirme la fecha del Pleno de investidura y la candidatura de Moreno. Hasta un día después, el sábado, no habrá el reparto de áreas y la foto del apretón de manos entre Moreno y Marín.

Más