Moreno eleva el tono para reclamar la deuda del Gobierno a Andalucía: «No vamos a ceder al chantaje»

Juanma Moreno, este lunes en Madrid. /EP
Juanma Moreno, este lunes en Madrid. / EP

El presidente anuncia nueva bajada de impuestos en el Presupuesto de 2020 y un debate general en el Parlamento sobre la situación de la Comunidad en octubre

MARÍA DOLORES TORTOSAMadrid

El presidente andaluz, Juanma Moreno, ha elevado el tono con Madrid para reclamar la deuda de 1.350 millones de euros por la liquidación del IVA y entregas a cuenta de la financiación que el Ministerio de Hacienda mantiene bloqueada por la interinidad del Gobierno de Pedro Sánchez. «Reclamamos lo que nos corresponde. No vamos a ceder al chantaje», ha expresado Moreno en un desayuno coloquio esta mañana en Madrid en un hotel muy cercano al Congreso de los Diputados. Para el mandatario andaluz, el Ejecutivo de Sánchez utiliza excusas para no librar los fondos como presión a las comunidades gobernadas por el PP, como la andaluza, para su investidura como presidente. «Pedro Sánchez elude el camino del diálogo para tomar atajos», ha expresado ante una concurrida presencia de empresarios y dirigentes políticos que han escuchado una intervención en la que Moreno ha puesto énfasis en vender la estabilidad política de la comunidad andaluza con datos optimistas sobre empleo y crecimiento en ella frente al Gobierno «inestable y paralizado» de Sánchez que «genera una enorme incertidumbre». El andaluz, presentado en el foro por el presidente nacional del PP, Pablo Casado, ha respaldado la fórmula de este de concurrir en alianza con Cs y Vox a las elecciones nacionales si estas se repiten en noviembre. «¿Por qué no vamos a ser capaces de hacerlo antes si lo hemos hecho después?», ha preguntado en alusión a los pactos de los tres partidos en los gobiernos autonómicos como el andaluz.

Reitera su respaldo a la fórmula lanzada por Pablo Casado de 'España suma' si hay nuevas elecciones generales

El ruido electoral no distrae a Moreno de la reivindicación que plantea al Gobierno para afrontar el gasto en servicios públicos. «Si el Gobierno en funciones persiste, el objetivo de los objetivos de estabilidad presupuestaria comprometidos por nuestra comunidad sería prácticamente inviable. Y eso nos podría pasar factura», ha dicho Moreno para después subrayar su objetivo de no realizar ajustes y cumplir con el objetivo del déficit público.

Moreno no es la primera vez que alza la voz en este aspecto y tampoco es el primer presidente que reivindica mejoras de la financiación y entregas de dineros atrasados por los sucesivos ministerios de Hacienda; ya lo hicieron otros antecesores de los gobiernos socialistas, como ha recordado Moreno al mencionar el papel reivindicativo de la ahora ministra de Hacienda, María Jesús Montero, cuando esta era consejera de Hacienda de la Junta de Andalucía la pasada legislatura. El presidente de la Junta ha defendido la vía del diálogo institucional, pero también ha sido claro en advertir que sin esos 1.350 millones de euros la situación de liquidez de las arcas andaluzas pueden resentirse y perjudicar a servicios básicos «esenciales» de los ciudadanos, por lo que no va a cejar en elevar el tono con Moncloa. «La deuda pone en riesgo los servicios que prestamos; y además desvirtúa y resta credibilidad a las relaciones entre instituciones», ha manifestado para recordar que hace una semana envió una carta en tono mesurado al presidente en funciones, Pedro Sánchez, en la que ha solicitado formalmente la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera como cauce de solución al «grave problema del bloqueo» de la financiación autonómica.

Moreno se ha preguntado si la carta, de la que aún no hay respuesta, está metida en un «cajón de Moncloa». Ha recordado haber solicitado una entrevista a Sánchez el pasado febrero, se ha mostrado comprensivo con que el periplo electoral impidió el encuentro, pero censura al Gobierno en funciones el silencio y la poca receptividad a los problemas de los gobiernos autonómicos como el suyo. Ha puesto de ejemplo este asunto de la «parálisis por la inestabilidad» del Gobierno central. «No sé si las habrá, pero si hay elecciones (generales), espero que tengamos un presidente más receptivo y comprometido con Andalucía, como estoy convencido de que lo será Pablo Casado», ha dicho Moreno en un guiño a su jefe político. Casado en su intervención previa ha apelado al ejemplo de la vía andaluza como modelo a seguir en un Gobierno de España. En el acto, organizado por Nueva Economía Fórum Europa en el hotel Westin Palace, han estado presente como único representante de Cs el consejero de Economía, Rogelio Velasco, que en realidad es independiente. Por Vox ha estado presente su portavoz, Alejandro Hernández. Moreno ha sido arropado por numerosos dirigentes del PP, como el secretario general, Teodoro García Egea, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. La consejera de Agricultura, Carmen Crespo, y el de Hacienda, Juan Bravo, han sido otros asistentes al foro; Entre los presentes estaba Cayetano Martínez de Irujo, hijo de la duquesa de Alba.

En el coloquio, Moreno ha anunciado una nueva bajada de impuestos en el Presupuesto de la Junta de Andalucía para 2020, probablemente medio punto en el IRPF, lo que tendría un impacto de unos 40 millones de euros, según fuentes del Ejecutivo. También ha anunciado un Pleno general sobre la situación de Andalucía en octubre con el Bréxit entre los asuntos que debatir. Si hay nueva cita con las urnas, el debate tendrá lugar en plena campaña electoral. El presidente de la Junta también ha avanzado la mejora del crecimiento andaluz con vistas a las cuentas de 2020, por encima del 2%.