Moreno defiende la gestión de la listeriosis e insiste en una autoridad única en seguridad alimentaria

Moreno defiende la gestión de la listeriosis e insiste en una autoridad única en seguridad alimentaria
EP

«En una crisis no puede haber tres jefes», afirma tras quejarse de la falta de liderazgo del Gobierno central en este asunto

MARÍA DOLORES TORTOSAMadrid Enviada especial

El presidente andaluz, Juanma Moreno, ha reiterado su defensa de la gestión del Gobierno que preside en la crisis de la listeriosis, con más de 200 afectados, tres fallecidos y siete abortos. «Hemos reaccionado con prudencia y diligencia», ha remarcado en su intervención en el desayuno coloquio organizado por Nueva Economía Fórum Europa, en el que ha elogiado el trabajo de los profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS). . «Les reto a que nos digan sin vaguedades qué hemos hecho mal, dónde hemos mentido. Porque he escuchado cosas graves», ha manifestado el presidente andaluz, quien ha recordado que se trata del mayor foco de listeriosis en España y uno de los mayores mundiales, con un índice de supervivencia en sus afectados del 98%, «el más alto del mundo.

En el turno de preguntas, ha mantenido su defensa de una autoridad única en seguridad alimentaria y salud pública. «En una crisis no puede haber tres jefes», ha manifestado en alusión a responsabilidades compartidas entre el Gobierno, la Junta y, en el caso de la listeriosis, del Ayuntamiento de Sevilla. Las críticas a la tardanza de más de una semana en decretar la alerta alimentaria y sanitaria en agosto se debe en parte, según la teoría del ejecutivo de Moreno, a las descoordinación con el consistorio sevillano, cuyos laboratorios son los encargados de analizar y detectar la bacteria origen de la crisis.

A su juicio «no tiene sentido» el reparto en tres administraciones de la salud pública, que haya tres jefes para decidir. Opina que es partidario de que el Estado tutele esta competencia, pero como está transferida a las autonomías, aboga porque sea la Junta la que la asuma en toda la comunidad, en la que existe el atípico caso de tres ciudades, Sevilla, Málaga y Granada, con autoridad en la materia. Ha reiterado su idea de iniciar un diálogo con sus ayuntamientos para retirarles estas competencias, si bien se ha mostrado prudente sobre la conclusión. Ha sido más tajante al exigir al Gobierno de la nación « mucho más liderazgo» en situaciones como la crisis de la listeriosis. «A veces hay quejas de que hay 17 modelos, pero ¿quién coordina, quién lidera a las Comunidades? Muchas veces nos encontramos huérfanos», ha expresado.