Ideal

Un estudiante hace sus deberes
Un estudiante hace sus deberes / Reuters

Ceapa considera un éxito el fin de semana sin deberes

  • Dos de cada tres ampas han comunicado a los colegios públicos la necesidad de regular las tareas escolares en los hogares

No hay datos concretos sobre cuántas familias optaron en España por pasar más tiempo el fin de semana y permitir que los hijos no hicieran las tareas escolares. Tampoco tiene constancia la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (Ceapa) de que algún alumno fuera sancionado ayer por no haber hecho la tarea el sábado y el domingo “por haber obedecido lo que les han dicho sus padres”, recalca José Luis Pazos. En cambio, el presidente de Ceapa considera un éxito esta iniciativa porque ha colocado “el debate de los deberes” en la sociedad. “Que niños de entre tres y cinco años tengan que llevar deberes los fines de semana es una aberración”, ha apuntado Pazos. “Nuestros alumnos llegan a dedicar hasta 60 horas semanales entre el colegio y los deberes”, añade el representante de las ampas de los colegios públicos.

La confederación asevera que dos de cada de tres organizaciones de progenitores han hablado o entregado el escrito preparado por Ceapa para convencer a los equipos directivos de la necesidad de que los alumnos tengan unos deberes racionales. “Nunca hemos hablado de huelga, sino de un nuevo enfoque”, comenta el responsable de Ceapa, abrumado por el interés mostrado desde América Latina y Europa con esta iniciativa, que espera que sea más numerosa en las próximas semanas. Ceapa asegura que tiene el apoyo de los propios profesores y que no ha habido ningún enfrentamiento con ellos.

Por comunidades, Pazos asegura que ha tenido un seguimiento desigual. Mientras fue un “éxito” en la Comunidad Valenciana, Madrid, Baleares o Asturias, en Castilla y León fracasó seguramente porque se está negociando este tema en el consejo escolar regional. “Cada lugar es muy diferente”, añade Pazos, que reclama al ministro Íñigo Méndez de Vigo que se incluyan los deberes en el pacto de Estado sobre educación. “Tarde o temprano, los deberes van a desaparecer. Necesitamos una educación del siglo XXI”, añade Pazos, quien reitera su postura contraria a las reválidas. “Aprobar con un cuatro es un poco friqui. Parece que el sentido común se ha perdido”, añade Pazos sobre el último documento de estudio entre el Ejecutivo y las comunidades.