Ideal

¿Qué tipo de tupper es el más saludable?

¿Qué tipo de tupper es el más saludable?
  • De vidrio, herméticos, plástico… los materiales y cualidades son muy distintas y afectan a los alimentos que comemos, por ello es tan importante elegir el que sea más respetuoso con ellos

El final del verano se traduce en la vuelta a la rutina, algo que para muchos está ligado con horas y horas de trabajo, largas jornadas laborales que no acaban ni siquiera durante el almuerzo o la cena, por lo que si no queremos perder el bolsillo gastando en esa comida sosa de la cafetería o en el bocadillo del bar de al lado del trabajo, llega también el momento de recuperar nuestra relación con los tupper. La mayoría de mortales se ha topado alguna vez con estos aliados de nuestras comidas, pero por si acaso alguien no los conoce, los tupper son básicamente unos recipientes, también denominados fiambreras, que nos permiten almacenar, guardar, transportar comida y alimentos de todo tipo, o al menos eso se cree de forma general. En el mercado existe una gran variedad de modelos de tupper, cuyas principales diferencias residen en los compartimentos que incluyen y sobre todo en el material, algo importantísimo, puesto que al almacenar alimentos, los componentes químicos de estos materiales pueden afectarles, por lo que es vital conocer qué tipo de tupper y material es el más saludable antes de elegir uno u otro. ¿Cómo?, ¿qué no lo sabes? Pues estás de suerte porque además de que puedes beneficiarte de las ofertas en tupper de El Mejor Precio Ideal para ahorrar en tu compra, nosotros nos hemos propuesto contarte cuál es el tupper más saludable en función del material, así que solo tienes que seguir leyendo.

1. Cerámica hermética

Los tupper de cerámica suelen ser herméticos y no suelen ser muy utilizados para transportar comida, pero por lo general sí son recomendables para almacenar y congelar alimentos, ya que el cierre hermético favorece el mantenimiento de todas las propiedades nutritivas de las comidas que guardamos en ellos. Algunos modelos sí son aptos para viajar, puesto que evitan derrames y olores. En general este tipo de tupper no afecta de forma negativa a los alimentos, por lo que se posiciona como una de las mejores opciones, pero no para comer fuera de casa, ya que la mayoría son difíciles de trasladar. Por otro lado con ellos se puede cocinar tanto en microondas como horno pero siempre retirando la tapa de plástico.

2. Plástico

Los tupper de plástico son los que mayormente se utilizan, puesto que su venta es habitual y podemos encontrarlos baratos en cualquier establecimiento y con gran diversidad de formas, estilos, diseños y colores. Además son fáciles de trasladar, puesto que suelen pesar poco y evitan los malos olores. Sin embargo, no todo podía ser bueno, ya que precisamente los tupper de plástico son los más desaconsejables, puesto que el material incluye ciertos componentes químicos como el polímero Bisfenol A, que al calentarse se desprenden sobre la comida, por lo que los estaríamos ingiriendo a diario, algo que a largo plazo puede ocasionarnos más de un problema de salud como el desarrollo de componentes cancerígenos. Además, precisamente por dichos componentes no suelen ser reciclables, por lo que si se nos rompe o nos cansamos de él, la contaminación será mucho mayor que con otro tupper. Lo ideal es hacer uso de él lo menos posible para almacenar, congelar y trasladar comida, pero nunca para calentarla en el microondas, así que si llevas lentejas en uno de ellos y las tienes que calentar, cambia de tupper.

3. Vidrio

Son también muy famosos, pero algo más difíciles de trasladar hasta la universidad, el instituto o el trabajo. Sin embargo, de todos los mencionados son precisamente los más sanos y respetuosos con el medio ambiente, puesto que además de que no desprenden partículas, permiten cocinar en ellos incluso en el horno y no cambian el sabor de los alimentos, sí se pueden reciclar. Normalmente incluyen una tapa de plástico que se encarga de asegurar el cierre hermético, pero que se debe quitar antes de calentar el recipiente con la comida en el microondas. Por otro lado, son capaces de soportar hasta 300ºc en la cocción y -40ºc en congelación. Además, no se estropean con el uso y se pueden limpiar perfectamente en el lavavajillas sin experimentar daños, puesto que soporta las altas temperaturas y los jabones abrasivos no como el plástico que se deforma y obtiene un tono amarillento. Eso sí, son más frágiles y pesan y cuestan más, por lo que ya dependerá de lo que valores tu salud. Nosotros desde luego nos quedamos con los de vidrio.