Ideal

4 métodos para eliminar el olor a quemado y el humo de tu cocina

4 métodos para eliminar el olor a quemado y el humo de tu cocina
  • En ocasiones cocinamos el alimento más de la cuenta o por un pequeño despiste lo calcinamos y así puedes evitar las terribles consecuencias

Prácticamente todos habremos experimentado alguna vez este tipo de problema, pones dos tostadas a calentar, te llega un mensaje o te llaman, se te va el santo al cielo y claro, cuando vuelves te encuentras con unas tostadas calcinadas y con un olor a quemado insoportable no solo en la cocina, sino que poco a poco se va extendiendo al resto de la casa, más aún si en lugar de unas tostadas has quemado unos filetes de carne o un pollo en el horno, situaciones en la que incluso nos encontraremos con la estancia cubierta por una humareda difícil de eludir. Sea como sea, es una amarga experiencia que puede ocurrir con facilidad y que si no tratamos de solucionar de forma rápida puede afectar a ropa, cortinas y mobiliario de casa al ser impregnados con el olor a quemado. Deshacerse de este olor provocado por sustos en los fogones es difícil, pero no te preocupes, ya que a continuación te decimos cómo eliminar el olor a quemado y el humo de tu cocina con 4 sencillos consejos. ¡Toma nota!

1. La campana extractora, tu fiel aliada

A pesar de ser muy caras, las campanas extractoras son una solución más que rentable a largo plazo, ya que los que tienen campana extractora o ventilador de cocina tendrán mucho más fácil la tarea de eliminar el humo de la cocina. Solo tienes que cerrar la puerta de la cocina, encender el extractor de la campana y después abrir rápidamente las ventanas. Poco a poco la campana irá absorbiendo parte del humo a la vez que gracias a las ventanas abiertas este de dispersara con la entrada de aire fresco, algo importante también para que tú no inhales humo. Si no tienes campana extractora no lo dudes más y hazte con una aprovechándote de las ofertas en campanas extractoras de El Mejor Precio Ideal. Si no tienes campana pero tienes ventiladores portátiles puedes orientarlos a las ventanas para que el aire salga más rápido, agilizando así la tarea.

2. Tira toda la comida quemada

Ya sean unas tostadas, el pollo completo o unos buenos filetes de carne, no intentes salvar nada, recógelo todo y no lo tires al cubo de la basura de tu cocina sino al que hay en la calle, ya que si viertes la comida quemada en el cubo de tu cocina, el olor a quemado continuará al menos en esa estancia. Por ello, coge la comida, métela en una bolsa de plástico cerrada y tírala al contenedor.

3. Ambienta con vinagre blanco o con limón

Otra forma complementaria para eliminar el humo de tu cocina es hacer uso de vinagre blanco o de limón. Solo tienes que hervir en una cacerola medio litro de vinagre blanco a fuego lento, ya que este líquido es capaz de eliminar el intenso olor a quemado. Haz lo mismo con el limón en caso de que no tengas vinagre blanco o para ambientar la habitación una vez haya desaparecido gran parte del humo, ya que el calor activará las propiedades astringentes del limón y por tanto su conocido aroma, que cubrirá toda la estancia. El café molido, la cebolla e incluso el detergente de la ropa, otros aliados para eliminar el olor a quemado.

4. Mantequilla y canela si se te ha quemado algo en interior

Puede ser que el olor a quemado proceda del interior de un aparato como el horno o el microondas. Por ello, si bien los anteriores métodos también serían aplicables de forma general, en estos casos para eliminar el humo y el olor a quemado deberás hacer hincapié en eliminarlo principalmente del interior del aparato. Para ello, coge un poco de mantequilla y canela y viértelo sobre papel de aluminio en la bandeja del horno, ponla a hornear y poco a poco notarás como ese olor a quemado se convierte en olor a pastelería.

Estos son los principales consejos que debes seguir si quieres eliminar el humo y el olor a quemado de tu cocina, no dudes en ponerlos en práctica y deja tu casa libre de humo, pero sobre todo ten cuidado e intenta que no se te queme nada, ya que un pequeño susto puede convertirse en una gran tragedia si no sabemos reaccionar a tiempo.