Ideal

El hermano de Ignacio González, en el centro de dos tramas

Ignacio González.
Ignacio González. / EFE
  • Este directivo de la sociedad semipública Mercasa Incatema, investigada por un negocio en Angola, ha sido detenido hoy en la 'operación Lezo'

Pablo González, hermano del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, es uno de los 12 detenidos en la 'operación Lezo' desarrollada hoy por la Guardia Civil. Su nombre aparece vinculado en otra operación desarrollada también este miércoles por otro juzgado central de la Audiencia Nacional. Se trata de las actuaciones contra la empresa semipública Mercasa (Red española de Mercados Centrales de Abastecimiento), una pieza separada del 'caso Defex', en la que se han hecho varios registros e imputado a una decena de personas.

Precisamente, Pablo González es en la actualidad director de estrategia y operaciones de Mercasa, donde se recolocó procedente de Bankia. Asimismo, junto a su cuñado José Juan Caballero administraban Tecnoconcret, la sociedad adjudicataria de la construcción del campo de golf de Chamberí (Madrid), en un terrero del Canal de Isabel II que contó con la oposición vecinal. La Justicia declaró ilegal la explotación de este campo en 2016.

En la operación de Mercasa, dirigido por el juez De la Mata, que se ha saldado sin detenidos, se investiga a una serie de personas que firmaron un contrato por unos 500 millones de dólares con el gobierno de Angola para montar un mercado mayorista tipo Mercamadrid en su capital, Luanda.

Se indagan en concreto sobreprecios en ese contrato, que pudieron servir para pagar comisiones y acabar en los bolsillos de los investigados, a los que se les imputan delitos de corrupción en los negocios, blanqueo, cohecho y pertenencia a organización criminal.

El consorcio Mercasa Incatema es una compañía participada al 50% por la pública Mercasa –controlada por la SEPI (51%) y el Ministerio de Agricultura (49%)- y la privada Incatema Consulting, quien tuvo en nómina en Angola al menos entre los años 2006 y 2014 a Guilherme Taveira, empresario de origen portugués prófugo de la justicia española (tiene una orden de detención del Juzgado Central de Instrucción número cinco), al que pagó cifras millonarias por su intermediación en la construcción de un mercado de abastos en Luanda.