Ideal

Dos años por abusar en Lorca de su sobrina, que intentó suicidarse

  • Durante un tiempo comprendido entre los últimos meses de 2014 y primeros meses de 2015, cuando la menor tenía 17 años de edad, la hizo objeto de diversos tocamientos

La Audiencia Provincial de Murcia ha desestimado el recurso presentado por un vecino de Lorca contra la sentencia de un Juzgado de lo Penal de esta segunda ciudad que lo condenó a dos años y quince días de cárcel por abusar de una sobrina, menor de edad, que incluso intentó suicidarse por esos hechos, y que lo absolvió de abusar también de otra.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, indica que el Juzgado lorquino declaró probado que los hechos se produjeron cuando el acusado aprovechaba la circunstancia de que la chica acudía con alguna frecuencia a su casa para pasar el fin de semana. Durante un tiempo comprendido entre los últimos meses de 2014 y primeros meses de 2015, cuando la menor tenía 17 años de edad, la hizo objeto de diversos tocamientos. Afirma la sala que el número de ocasiones en que se produjeron los abusos no ha podido concretarse, pero sí que los mismos fueron más de dos y menos de diez. En una de esas ocasiones, la niña se vio sorprendida cuando, al despertarse, se encontró con que su tío le tocaba la vagina con los dedos, "por lo que, muy nerviosa, se fue al cuarto de baño y no regresó al dormitorio, sino que permaneció después en el salón de la vivienda".

El tribunal de Lorca señalaba así mismo que la menor no contó a la familia lo que ocurría y que solo lo hizo a raíz del intento de suicidio que protagonizó en abril de 2015, cuando se precipitó desde un segundo piso. En su apelación ante la Audiencia Provincial, el acusado, natural de un país sudamericano, como su sobrina, negó los hechos y atribuyó a móviles espurios lo declarado por esta sobre los abusos. Este segundo tribunal considera que los hechos están probados, por lo que confirma la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal de Lorca, que incluye, además de los dos años y quince días de prisión, el pago de una indemnización de 3.000 euros a la perjudicada por daños morales.

La sentencia lo absolvió de un segundo delito de abusos sexuales, por el que igualmente fue juzgado como presunto autor de hechos similares que habría cometido sobre otra sobrina. Respecto a esto último, el juez declaró probado que cuando esta segunda sobrina, que tenía 15 años de edad, se había quedado dormida en la cama del acusado, este llegó, en estado de embriaguez, y la sometió a tocamientos. Sin embargo, el Juzgado añadía que "no se demostró, debido a su estado, que conociera que la persona a la que abrazaba y tocaba en pechos y partes íntimas era esta otra sobrina".