Ideal

Los laboristas no bloquearán el 'Brexit' pero quieren conocer las condiciones

El portavoz laborista para el 'Brexit', Keir Starmer.
El portavoz laborista para el 'Brexit', Keir Starmer. / Reuters
  • La oposición pedirá al Gobierno que exponga las líneas generales de su estrategia de negociación con la UE

El Partido Laborista británico ha señalado que no tiene intención de bloquear en el Parlamento la ejecución del 'Brexit' pero sí pedirá al Gobierno que exponga las líneas generales de su estrategia de negociación con la Unión Europea (UE).

El portavoz laborista para el 'Brexit', Keir Starmer, ha declarado a la BBC que su formación no busca bloquear en la Cámara de los Comunes la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa -lo que dará inicio al periodo de dos años de negociaciones con Bruselas-, pero exigirá conocer los planes del Ejecutivo de la primera ministra, Theresa May.

"El Partido Laborista acepta que el Gobierno tiene el mandato de salir de la Unión Europea. Pero no tiene mandato sobre los términos de esa salida", afirmó. "No frustraremos el proceso simplemente votando en contra del artículo 50, pero somos muy claros en que, antes de llegar a ese punto, el Gobierno debe presentar sus planes al Parlamento", subrayó.

"No podemos votar sobre un vacío ni podemos seguir con este enfoque de que la primera ministra dice: 'yo tengo todas las cartas sobre el futuro del Reino Unido en Europa y su relación con Europa y el mundo y no voy a revelar ni siquiera los términos más básicos al Parlamento", dijo.

Autorización del Parlamento

Starmer sostuvo que el Gobierno debe proceder sobre la base de un "consenso parlamentario" y "no forzar divisiones", e insistió en que es necesario que haya un debate para llegar a un acuerdo. "Proceder divididos de esta manera no es correcto", añadió.

El Tribunal Superior de Londres dictó la semana pasada que el Gobierno debe obtener autorización del Parlamento antes de activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, un fallo que May, que quería invocarlo de forma unilateral, piensa recurrir ante el Tribunal Supremo, máxima instancia judicial.

May quiere evitar exponer sus planes ante las Cámaras de los Comunes y los Lores para no revelar "sus cartas" negociadoras, y, pese al revés judicial, mantiene su calendario de iniciar el proceso de desconexión con Bruselas a finales de marzo de 2017.