Ideal

Las aerolíneas comienzan a rechazar el embarque de pasajeros hacia EE UU

Familia abandona el aeropuerto de Erbil, en Irak, tras quedarse en tierra.
Familia abandona el aeropuerto de Erbil, en Irak, tras quedarse en tierra. / Ahmed Saad (Reuters)
  • El veto migratorio de Trump a siete países de mayoría musulmana deja en tierra a ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen

Desde el sábado, las aerolíneas han comenzado a rechazar el embarque de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana hacia Estados Unidos, horas después que el presidente Donald Trump prohibiera el ingreso en el país de viajeros de Irán, Irak, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen.

La compañía Qatar Airways informó a sus pasajeros que los ciudadanos de los siete países afectados por la decisión de Washington únicamente podrán embarcar si son residentes permanentes en Estados Unidos. En Teherán medios de prensa reportaron muchos casos de iraníes cuyo embarque hacia Estados Unidos fue rechazado. En Viena, al menos tres iraníes tampoco pudieron partir, según un portavoz de Austrian Airlines.

Responsables de dos agencias de viaje han declarado haber recibido instrucciones de las compañías Emirates, Etihad y Turkish Airlines de rechazar la venta de billetes incluso a ciudadanos iraníes que tengan visa estadounidense. Una joven iraní que estudia administración en California ha lamentado que su "billete de regreso a EE UU en Turkish para el 4 de febrero fue anulado".

Un millón de jóvenes estudiantes

Teherán y Washington carecen de relaciones diplomáticas desde hace 37 años, pero según estimaciones iraníes, un millón de jóvenes de este país estudian en Estados Unidos. Además muchos iraníes viajan regularmente para visitar a sus familias que emigraron.

En El Cairo una pareja de iraquíes y sus dos hijos, todos con visas para Estados Unidos, fueron rechazados en un vuelo de EgyptAir, con el argumento de las nuevas normas migratorias, indicaron fuentes aeroportuarias.

Fuad Sharef, que trabaja en la industria farmacéutica, tuvo que volver a Erbil, en el Kurdistán iraquí. "Vendí mi casa, mi coche, mis muebles. Mi mujer y yo hemos dejado nuestros empleos", relató. La pareja tenía previsto instalarse en Tennessee, en el sur de Estados Unidos, tras haber recibido un visado de inmigración. "Donald Trump ha arruinado mi vida", dijo, afirmando que, en un momento dado, puso "su vida en peligro por trabajar con los estadounidenses".