ideal.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 8 / 21 || Mañana 6 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Víctor Sanz, médico: «La acupuntura es falsa, ineficaz y peligrosa: debería estar prohibida»

Cultura-Granada

Víctor Sanz, médico: «La acupuntura es falsa, ineficaz y peligrosa: debería estar prohibida»

El cardiólogo denuncia en una nueva entrega de la colección '¡Vaya timo!' los postulados absurdos de la antigua medicina china

16.07.12 - 01:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El médico Víctor Javier Sanz (Bilbao, 1950) acaba de publicar el libro 'La acupuntura, ¡vaya timo! (Ed. Laetoli), en el que defiende la prohibición de esta terapia basada en pinchar con agujas en determinados puntos del cuerpo. El cardiólogo, médico de familia y miembro de la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, que ya 'desmontó' la homeopatía en un volumen anterior de la misma colección, denuncia que médicos titulados utilicen esta técnica que se fundamenta en auténticos disparates.
-En la conclusión del libro, aboga por que se prohíba la acupuntura...
-Es que la acupuntura es falsa, ineficaz y peligrosa. Por bastante menos se prohíben fármacos en el mercado. Al menos, habría que impedir que quien ejerce la acupuntura utilice el título de médico. Y no me estoy inventando nada: en Suecia, tanto los homeópatas como los acupuntores pueden tener su consulta, pero no ejercer como médicos titulados.
-¿Cuáles son esos peligros?
-Como en la homeopatía, son muy importantes los peligros por omisión: estas terapias retrasan, interfieren y enmascaran los tratamientos científicos. El caso más conocido es el de Steve Jobs, que tenía un cáncer de páncreas y estuvo perdiendo el tiempo con el naturismo y la acupuntura, y cuando quiso tratarse ya era tarde. He visto casos así en mi consulta. En la acupuntura, además, el hecho de que te pinchen con una aguja supone otros muchos riesgos. Se han descrito cientos de neumotórax, lesiones en la vejiga, el hígado y la médula espinal, hemorragias intracraneales e infecciones de todo tipo: hepatitis, sida, endocarditis bacteriana. Hay quemaduras, reacciones alérgicas, rotura de agujas.
-¿Cómo es posible que un médico titulado aplique esta terapia?
-Hay gente que tiene incapacidad para el pensamiento crítico. La acupuntura es un sistema médico completo, aunque no tenga pies ni cabeza. Hay intereses económicos y laborales: algunos no creen en la acupuntura, pero sí creen en su cuenta corriente. Y también hay motivos ideológicos: hay quien piensa que la medicina científica es agresiva, reduccionista, materialista... Ellos están por encima de todo eso.
-¿Qué lugar ocupa la acupuntura en la medicina tradicional china?
-Es un tratamiento entre otros muchos. Están los tratamientos externos -como los masajes y la manipulación osteoarticular, la acupuntura, las moxas, las sangrías...- y los internos -como las plantas medicinales y la dietética-; todo es un conjunto. En las revistas médicas hablan de la acupuntura para combatir el dolor, pero los chinos con eso intentan curar todo, desde el sida hasta el alzheimer o la esquizofrenia.
-¿Por qué hay médicos que utilizan la acupuntura como método para aliviar el dolor pero no aceptan el resto? ¿Es que esta parte tiene más fundamento científico?
-Ahí está: es un engaño. Parasitan de la medicina científica. En fisioterapia hay técnicas como la estimulación eléctrica de los nervios, el TENS, con unas indicaciones muy precisas y en unos puntos muy concretos. Y eso no tiene nada que ver con la acupuntura.
La ciencia es cara
-Quizá el problema radica en aplicar ahora una técnica basada en conocimientos previos a la medicina científica...
-Por supuesto. La medicina occidental hace mil años tenía cosas tan peligrosas o más que la acupuntura: se hacían lavativas de tabaco y unas sangrías brutales para combatir las infecciones, auténticas burradas. La medicina científica nació hace 100 o 150 años y eliminó todos esos tratamientos ineficaces y falsos. En cambio la medicina china persiste en ellos y los recicla. Cuando se habla de un saber milenario solo quiere decir que es viejo. Si no sirve para nada, habría que eliminarlo.
-¿Qué uso hacen los chinos actuales de su medicina tradicional?
-La siguen utilizando. Hay que tener en cuenta que la medicina científica es cara. Mucha gente me pregunta cómo es posible que la Organización Mundial de la Salud permita e incluso fomente algunas medicinas tradicionales. Es que en el Tercer Mundo no se pueden permitir el lujo de construir hospitales y llevar enfermeras y médicos. Para procesos intermedios que se curan solos, les engañan; pero para procesos importantes, ni la acupuntura ni la homeopatía sirven para nada.
-¿Por qué en nuestra sociedad cada vez hay mas gente dispuesta a creer en las pseudomedicinas?
-Soy pesimista. La gente va a seguir acudiendo a las pseudomedicinas mientras haya insuficiencias en la sanidad pública y en la medicina científica y mientras la situación psicológica del paciente no cambie: hay ciertas enfermedades, sobre todo crónicas o incurables, en las que es humano intentar otra cosa. Y hay quien se aprovecha de eso. Habrá que hacer una medicina mejor, y para ello hay que investigar más, no echar mano de una magia de hace 23 siglos.
En Tuenti
Víctor Sanz, médico: «La acupuntura es falsa, ineficaz y peligrosa: debería estar prohibida»

Víctor Javier Sanz. :: IDEAL

Descuentos
El blog de ideal.es sobre cine (o algo parecido... [+]
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.