«La propuesta de soterramiento es un cúmulo de disparates técnicos y económicos»

OSCAR CHAMORRO

En el horizonte comprometido de noviembre finalizaremos las obras y a partir de ahí entrarán, y con toda la celeridad posible, las pruebas

QUICO CHIRINOMADRID

Íñigo de la Serna está tranquilo o, al menos, lo aparenta. Y eso que esta mañana de septiembre, minutos antes de comenzar ayer la entrevista, el Parlament acaba de desatar el desafío independentista. Lleva diez meses en el ministerio y este ingeniero de Caminos ha tendido un puente entre sobresalto y sobresalto: estibadores, taxistas, el aeropuerto de El Prat... Hace una década el titular de Fomento repartía contratos a dos manos. Pero De la Serna, en menos de un año, ya ha rescindido más de medio centenar de los que se encontró al llegar porque resultaban inviables. Su obsesión es dar plazos «realistas». Y, al ser posible, cumplirlos. De conseguirlo, sería el primer ministro que lo logra con el AVE de Granada de los seis últimos.

–La primera pregunta de esta entrevista es tan obligada como, reconozco, poco original. Hemos venido a Madrid en coche, ¿cuándo podremos venir en AVE?

–La respuesta es que las obras finalizarán en este año 2017 y después comenzará la fase de pruebas. La Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria será la que dé luz verde a la circulación de los trenes comerciales. Pero la finalización de las obras, una vez superadas las dificultades técnicas y administrativas, se mantiene dentro del compromiso adquirido: este año 2017.

–Para ser exactos, el compromiso era en noviembre...

–Sí, era noviembre.

«Entiendo la reivindicación de los vecinos de Granada, pero a otras ciudades les quedan unos años» Retraso del AVE

–Terminar las obras en 2017. ¿Eso implica que el último modificado solicitado por la empresa en el tramo de Loja está resuelto?

–Mantenemos el compromiso porque estamos trabajando para dar solución a problemas que suelen surgir en obras de este tipo. Y entre ellos está el modificado.

–¿En qué grado de ejecución están las obras?

–Unos tramos están finalizados, otros...

–Me refiero al de Loja, que es donde está el principal problema.

–Ya se encuentra instalada la catenaria entre la estación de Loja y la bifurcación de Tocón. Faltaría la electrificación de Riofrío y Loja y estamos trabajando en el acceso a Granada.

–Por aclarar este tema, ese segundo modificado de Loja que ha presentado la empresa, ¿está resuelto?¿Informado favorablemente por los inspectores? ¿Autorizado por el consejo de administración de Adif? ¿En vías de solución?

«El alcalde ha optado por hacer ruido político en lugar de sentarse a hablar en serio con el ministerio» Las relaciones

–Es un trámite administrativo que no supone retraso sobre los compromisos adquiridos.

–¿A nivel técnico queda algún escollo? El PSOE duda de que el tren quepa por el túnel de San Francisco. Y estrecho resulta...

–No hay ningún escollo. Pareciera que el PSOE tiene necesidad de poner problemas y obstáculos a la ejecución de la obra. Los escollos son los propios de una obra que está en el grado que está.

–Entonces, ¿habrá AVE,más o menos, en el horizonte de la primavera de 2018?

–En el horizonte comprometido de noviembre finalizaremos las obras y a partir de ahí entrarán, y con toda la celeridad posible, las pruebas, en las que el protagonismo lo tiene la Agencia de Seguridad Ferroviaria. Irá más rápido que en otros casos porque no estamos ante el supuesto de tercer hilo –en todo el tramo–. Se trata de una tecnología más convencional y los plazos se pueden acortar. Pero son necesarios unos meses para que la agencia garantice que se puede utilizar. Como espero y confío que, por responsabilidad, respeten el resto de formaciones.

–Pero, ¿a principio de 2018 habrá trenes en pruebas?

–No va a ser el ministro el que le diga a la Agencia de Seguridad Ferroviaria cuándo tiene que dar por buenas las pruebas y emitir un certificado. Cualquiera que desde el ámbito político pretenda imponerle un plazo es un irresponsable.

«El modificado es un trámite administrativo que no supone retraso sobre los compromisos adquiridos» Tramo de Loja

–Usted es el sexto ministro que da una fecha para el AVE de Granada. Si mira hacia atrás, ¿cómo se explica que estemos en esta situación con un proyecto que se empezó a tramitar en 1999?

–Le puedo contar mi experiencia como alcalde de Santander. En el año 2003 estaba en el BOE el estudio informativo para el acceso de la alta velocidad a la ciudad. A día de hoy no hay ni un estudio informativo aprobado. Podemos poner el acento en muchos de los trámites administrativos y de ejecución, y entiendo la reivindicación de los vecinos de Granada, máxime cuando tienen que coger un autobús hasta Antequera, pero no hay que olvidar que esa reivindicación la hacen muchas otras ciudades a las que les quedan unos años para estar conectadas por alta velocidad. Lo importante es no defraudar con los compromisos y confío en que así sea.

–Algo más habrá fallado cuando se han hecho obras que ni se van a utilizar y, en cambio, se han parado obras en algunos momentos porque no había dinero.

–No puedo dar una opinión concreta sobre cuestiones antiguas pero, en estos momentos, estamos actualizando muchos proyectos que fueron redactados en otra época y que no son válidos porque fijaban plazos que no podemos cumplir. Lo relevante, insisto, es que podamos cumplir con los compromisos y los granadinos tengan lo antes posible la alta velocidad.

La segunda fase

–Se ve el final de la obra pero se abre otro debate que se cerró en falso: el soterramiento y la estación. ¿Conoce la última propuesta del Ayuntamiento?

–En marzo, el Ayuntamiento, por decisión propia, se comprometió a elaborar una propuesta viable. Bastantes meses después, el alcalde la anunció a bombo y platillo y el ministerio la desconocía porque no se había llevado a la comisión de seguimiento. El alcalde urgió al ministerio a que se pronunciara y ahora comprendo tanta urgencia. Una vez analizada la propuesta y con informes preliminares, es irreal e inviable y está elaborada con un cúmulo de disparates técnicos y económicos que han sonrojado a la plantilla –del ministerio–. Ha hecho lo que no ha hecho ningún otro alcalde:considerar que estamos igual que antes de la crisis. En Santander, yo firmé con José Blanco un proyecto de 700 millones y ahora estamos en uno de entorno a cien. La propuesta del alcalde de Granada, de 765 millones, no considera la situación socioeconómica actual y añade nuevas partidas, como una estación de autobuses. No hay por dónde coger las cifras. Asigna financiación a Renfe cuando Renfe no puede; crea una hucha común de suelo y da por sentado que Renfe, Universidad o el Ministerio de Defensa van a aportar. Y asegura que se van a generar aprovechamientos por valor de 456 millones. Sin embargo, la cifra de ingresos es de 226. De inicio, ya hay un déficit de 230 millones. Pero es que los valores –el precio que se le ha dado al suelo–, están fuera de toda realidad: se consiguen 155 millones como máximo, no 226. Tampoco considera los costes de actualización del antiguo proyecto de 2010, que se podría ir a ahora a 900 millones. Y algo sorprendente, estima que no hay costes financieros en la operación, cuando pueden llegar a 400 millones. Hay que hacer las cosas sentándonos, elaborando propuestas con sentido común y colaborando institucionalmente para no hacer utilizaciones partidistas.

Lealtad institucional

–¿Y ahora qué hará el ministerio?

–En base a estos informes preliminares, acabaremos un informe sobre la propuesta. No necesitaremos meses porque los números se alejan tanto de la realidad que no debemos perder el tiempo. Vamos a trasladarlo a la comisión de seguimiento y trataremos de centrar una hoja de ruta con lealtad y colaboración institucional y sin numeritos políticos.

–Pero, ¿el ministerio mantiene el compromiso de una segunda fase del AVE?

–Fomento quiere adaptar una propuesta a la situación socioeconómica. Tal y como estamos haciendo en todas las ciudades en España. No sabemos por qué en Granada su alcalde ha optado por hacer ruido político en lugar de sentarse en serio a negociar con el ministerio. Pero va a tener la mano tendida para trabajar en serio.

–Pero el alcalde dice que no le coge el teléfono...

–Le cogen el teléfono las veces que sean necesarias pero lo que no va a hacer el ministerio es participar en números que siempre están buscando el enfrentamiento político. Los granadinos no ganan nada con esas actitudes de enfrentamientos. Le pido al alcalde que se siente como el resto y evite ruedas de prensa sobre papelitos como los que hemos recibido.

–El alcalde ha ido a Bruselas para reclamar que Granada tenga mayor protagonismo en el Corredor Mediterráneo. ¿Lo va a tener?

–Granada tiene todo el protagonismo en el corredor. Va a ser de las primeras ciudades en las que entre alguno de los tramos en funcionamiento esta legislatura. Acabamos de presentar una propuesta para la conexión Granada-Almería, con más de 300 millones de euros. Soy menos de hacer este tipo de numeritos políticos y soy mas de sentarme a trabajar en serio.

Fotos

Vídeos