La Cuesta de los Chinos, cerrada dos semanas por los derrumbes

Derrumbe de tierra ocurrido este pasado lunes en la Cuesta de los Chinos./IDEAL
Derrumbe de tierra ocurrido este pasado lunes en la Cuesta de los Chinos. / IDEAL

El Patronato de la Alhambra ha vuelto a encargar a la UGR el estudio para el mantenimiento de los taludes

Javier F. Barrera
JAVIER F. BARRERA

La Cuesta de los Chinos va a permanecer cerrada al público al menos dos semanas «por cuestiones de seguridad» tras los desprendimientos de tierra ocurridos este pasado lunes. Así lo confirmó el director del Patronato de la Alhambra y el Generalife, Reynaldo Fernández, quien explicó que parte del talud ha vencido «por la humedad y los cambios de temperatura y por la nieve».

Razonó Reynaldo Fernández que la tierra de la Alhambra es muy sensible a las temperaturas extremas «y con los fríos y heladas del pasado fin de semana se ha resquebrajado en parte y caído sobre la Cuesta de los Chinos».

El director del Patronato de la Alhambra añadió que «no ha habido ningún peligro por este desprendimiento porque, casualidad, la Cuesta de los Chinos estaba cerrada al público desde hace diez días por las clásicas labores de mantenimiento de la vegetación».

En cualquier caso, confirmó que «el desprendimiento ha quedado ya totalmente solucionado». La cuestión es que «hemos tomado la decisión de que la Cuesta de los Chinos permanezca cerrada dos semanas hasta que estemos convencidos y podamos garantizar la seguridad en todo el paseo».

Colaboración de la UGR

Para ello, han solicitado la colaboración del departamento de Geodinámica de la Universidad de Granada, «donde el profesor José Miguel Azañón, que ya había colaborado en este asunto, va a realizar el estudio pertinente». Se da la circunstancia de que en el año 2011 terminaron los trabajos realizados en el lugar para garantizar la seguridad, y según ha podido saber este periódico, las revisiones anuales para su mantenimiento se interrumpieron en 2016.

El director del Patronato de la Alhambra informa que, «además de continuar con los trabajos de mantenimiento de la vegetación, en dos semanas estará abierta al público de nuevo la Cuesta de los Chinos, en cuanto se verifique el estado completo de paseo».

La actuación integral del Patronato de la Alhambra y Generalife en la Cuesta de los Chinos responde a lo recogido en el I Plan director de la Alhambra 2007-2015. En una primera parte, fue en agosto del año 2011 cuando se realizó la primera intervención para garantizar la seguridad en los taludes y para evitar los desprendimientos. En segundo lugar, en julio del año 2015 se terminó de arreglar la calzada tras una intervención que mantuvo cerrada esta vía durante ocho meses.

Una malla metálica

El proyecto del año 2011, la primera parte del arreglo integral de la Cuesta de los Chinos, consistió en la instalación de una malla metálica de triple torsión sobre los tajos de conglomerado, proyección de hidrosiembra para suavizar el impacto visual de dicha malla y la construcción de una estructura de contención.

Las obras comenzaron tras la redacción de un estudio previo realizado a petición del Patronato por J.M. Azañón Hernández de la Universidad de Granada y F.J. Roldán García del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), donde se recogen datos de patologías y grado de peligrosidad de estos taludes.

Todos estos trabajos fueron aprobados en la última sesión de la comisión técnica del Patronato. La intervención proyectada por la Alhambra en la Cuesta de lo Chinos responde a una petición realizada por la Junta Municipal del Distrito Albaicín en julio de 2010, en la que se recogía el temor de los vecinos a «posibles desprendimientos» dadas las abundantes y frecuentes precipitaciones que se produjeron durante la primavera de ese año.

Cien días de retraso

La segunda y última parte del arreglo integral de la Cuesta de los Chinos terminó el 28 de julio de 2015, cuando fue reabierta al público tras ocho meses de obras. La reforma del suelo de la Cuesta de los Chinos, que debería haber estado finalizada para el mes de abril, acumuló cien días de retraso.

La obra arrancó en el mes de diciembre de 2014. Durante casi cuatro meses la reforma se compatibilizó con el acceso para evitar que la conexión entre la Alhambra y el Albaicín quedara inhabilitada.

Hasta el 7 del mes de abril, no se cortó el paso de peatones entre la Alhambra y el Albaicín y se hizo para poder trabajar con celeridad en la reforma del empedrado de la Cuesta de los Chinos.

Acabada la mejora del pavimento no se volvió a abrir al público este camino hasta el mes de julio.

Fotos

Vídeos