Ideal

Aída Nízar reconoce suyos los 162.000 euros y se enfrenta a una sanción

Aída Nízar reconoce suyos los 162.000 euros y se enfrenta a una sanción
  • Si se tratara de un traslado de dinero al exterior de España no se pueden sacar más de 10.000 euros sin declarar

El dinero requisado a la tertuliana de los programas del corazón Aída Nízar trae cola. Esta mujer declaró el martes que los 162.000 euros eran propiedad suya y no del individuo que compartía con ella unos días en un hotel de Sierra Nevada, a quien en un principio se le había atribuido este montante económico.

De entrada, la exconcursante de Gran Hermano se enfrenta a una sanción administrativa cuyo mínimo son 600 euros por no haber declarado, tal y como ordena el Ministerio de Economía y Hacienda, el movimiento de capitales superior a los 100.000 euros en el interior del país. Si se tratara de un traslado de dinero al exterior de España no se pueden sacar más de 10.000 euros sin declarar.

Aída Nízar tenía la obligación de rellenar el modelo de declaración S1 dirigido al servicio ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias. La cantidad económica que portaba superaba los cien mil euros y la ley la obliga a declarar el movimiento del capital que portaba, así viene recogido en la orden 1439/2006, de 3 de mayo, reguladora de la declaración de movimientos de medios de pago en el ámbito de la prevención del blanqueo de capitales.

La infracción administrativa tiene una sanción que se mueve entre los 600 euros y el 50% del capital requisado cuando existen agravantes. Lo normal, según un experto de la Agencia Tributaria consultado, es que se le aplique la multa menor de 600 euros.

Después de esta sanción, hay otro trámite más que deberá cumplimentar la exconcursante de la quinta edición de Gran Hermano: demostrar la procedencia lícita del dinero y hacer frente a la tributación correspondiente en el caso de que no lo haya hecho hasta el momento. Esa tributación la deberá abonar en la provincia de residencia.

La procedencia lícita del dinero deberá acreditarse debidamente, porque en el caso de no hacerse bien el dinero se puede quedar en manos del Tesoro del Estado y quedará requisado mientras no se demuestre su origen.

El compañero de esta mujer fue quien presentó la denuncia el pasado domingo por el robo de los 162.000 euros en un hotel de Sierra Nevada. El dinero apareció una hora después en manos de un empleado del hotel. La mayor parte del dinero estaba agrupado en billetes de quinientos euros.