Ideal

El Atrio de la Alhambra, del respaldo unánime a la revisión forzada

El Atrio de la Alhambra, del respaldo unánime a la revisión forzada
  • Expertos vinculados a la arquitectura y el arte opinan sobre el informe de Icomos y el futuro del proyecto ganador para el acceso al monumento

granada. Los señores del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos) hablaron antes de la Navidad... y se ‘armó la marimorena’, expresión que en esta ocasión poco o nada tiene que ver con la jovialidad del famoso villancico. Recordemos. Estos señores, que asesoran a la Unesco en temas de patrimonio, se despacharon hace unos días con un informe de cuatro folios y un párrafo en que decían que ‘no’. Que el proyecto Atrio de acceso a la Alhambra, rubricado por el portugués Álvaro Siza y el granadino Juan Domingo Santos y que ganó, por unanimidad, un concurso internacional al que concurrieron algunos de los estudios más importantes del mundo, había que «detenerlo» y «reconsiderarlo completamente». Icomos destacaba la calidad de la propuesta de Álvaro Siza y Juan Domingo Santos y que se correspondía con los fines plasmados en el plan director de la Alhambra, pero consideraba que era demasiado invasivo y que impactaría de forma negativa. Pues eso, que se ‘armó la marimorena’. IDEAL ha recabado la opinión de cinco voces autorizadas, todas vinculadas al mundo de la arquitectura y el arte –algunas de ellas tan estrechamente relacionadas con la Alhambra que forman parte de la Comisión Técnica del Patronato–, como argumento para el debate respecto al dictamen de Icomos y el futuro de Atrio.

Antonio Malpica Comisión Técnica del Patronato de la Alhambra

«Se hará el Atrio, pero de forma que no rechine»

Antonio Malpica es catedrático de la Universidad de Granada y uno de los ocho vocales que conforman la Comisión Técnica del Patronato de la Alhambra y el Generalife, el organismo que marcará las directrices que deberán seguir Siza y Santos, una vez que el Patronato decidiera esta misma semana que deben ser ellos quienes se encarguen del rediseño del Atrio. Según Malpica, la comisión debe tomar decisiones que tengan «una validez durante años» y advierte de que «la solución no es fácil» partiendo de que existió un concurso que se adjudicaron prestigiosos profesionales que ya se han gastado el dinero. «Inicialmente nadie se opuso, pero las protestas, que tuvieron un carácter más político que social, vinieron después», aseguraMalpica, quien considera que el Atrio finalmente se hará, «pero de forma que no rechine». «Atrio sí pero en determinadas condiciones». Malpica reconoce la dificultad que implica respetar el equilibrio en el entorno. «Hay que compaginar el disfrute de la Alhambra con su conservación», asegura.

Malpica explica que el origen de este problema radica en la construcción de los aparcamientos y en el hecho de que se facilite por todos los medios la llegada de los visitantes, que pueden estacionar prácticamente en la puerta, facilitando de esta forma la ‘demanda de Alhambra’. «No se puede abrir el monumento para que entre todo el mundo y de cualquier manera; debe haber una regulación». «Tenemos un espacio que se delimitó para una cantidad de público hace más un siglo, pero ese público ha aumentado de forma geométrica», dice Malpica. «Se crea una tensión permanente –añade– por el malestar que supone la formación de colas kilométricas». «El Atrio tiene muchas virtudes y soluciona este problema de momento, pero a la larga puede aumentar esa presión porque la afluencia se incrementará». «La Alhambra, al estar declarada Patrimonio de la Humanidad, no permite la construcción de edificios» que propicien una mayor masificación, refiere.

Malpica considera que «los estacionamientos se tendrían que haber ejecutado en la ciudad o fuera del área de influencia de la Alhambra». Y agrega que detrás de todas estas cuestiones subyace el hecho de que «no tenemos una noción clara del valor del patrimonio, pues tenemos más de lo que podemos gestionar y controlar». «Más vale decrecer antes de que nos arrolle el crecimiento, a lo que hay que sumar el respeto a los valores históricos, arqueológicos y artísticos». «El patrimonio no pertenece al presente, sino al futuro», concluye.

Luis Alberto Martínez Decano del Colegio de Arquitectos de Granada

«El proyecto pasó todos los filtros y trámites»

El decano del Colegio de Arquitectos de Granada, Luis AlbertoMartínez, comenta que el informe de Icomos, «que debería hacerse público de una manera oficial», destaca la alta calidad del proyecto de Siza y Santos, su funcionalidad y la utilización de los materiales acordes con el entorno, «si bien puede parecer que el tamaño sea excesivo». Martínez recuerda que el Plan Especial de la Alhambra, que data de 1989, «ya plantea la necesidad de crear un equipamiento en la zona de ingreso al recinto para dar respuesta a la demanda de visitantes». Se denominó ‘plaza de la Alhambra’ y se ejecutó en el contexto de los nuevos accesos y los parkings. «Cumplió su función, pero el turismo ha subido de forma exponencial, y de ahí que el Plan Director programara la renovación para adaptarla a los requerimientos que supone la llegada de 2,5 millones de turistas».

Martínez subraya que el Atrio diseñado por Siza y Santos fue el más valorado por el jurado y contaba con el visto bueno de todas las administraciones. «Y ahora todo se va al garete». Luis Alberto Martínez aclara que el informe de Icomos no tiene carácter vinculante, en referencia a la decisión de la Junta de Andalucía de paralizar esta inversión, valorada en 45 millones de euros. Y adelanta que dejar sin efecto todo lo acordado, después de pasar todos los filtros y cumplidos todos los trámites de forma escrupulosa, «puede generar una indefensión jurídica». «Se pueden revisar matices, pero hay que ser muy escrupuloso en matizar las bases del concurso», reitera Martínez.

Emilio Herrera Miembro del jurado del concurso de ideas

«El informe de Icomos es una faena de aliño»

Emilio Herrera, antiguo decano del Colegio de Arquitectos y profesor de Construcción de la Escuela de Arquitectura, fue uno de los trece expertos que conformaron el jurado del concurso de ideas. Lo tiene claro: «El informe de Icomos me parece lamentable». «Mi posición es abiertamente a favor de esta actuación, lo que no quiere decir que no haya que adaptarla en función de los análisis». Emilio Herrera afirma que el Atrio de Siza y Santos es «una propuesta muy respetuosa, como no puede ser de otra manera, ya que no afecta a la Alhambra». «Se analizó al detalle el nivel de integración paisajística», señala Emilio Herrera, quien también resalta el nivel de detalle que tenían los estudios de Siza y Santos en ámbitos como el de la botánica o la orografía. «No digo que no se pueda tocar una línea, pero Siza y Santos definieron los tamaños en función de un programa de necesidades previamente difundido y con unas líneas comunes a las que se atuvieron todos los concursantes».

Emilio Herrera asegura que la arquitectura es una disciplina viva y que debe adaptarse a los nuevos criterios, pero se desmarca de las consideraciones realizadas por los expertos de Icomos, «ya que parece más bien una faena de aliño».

Javier Castellano y Tomás García Cuac Arquitectura

«El Atrio se integra perfectamente en el entorno»

Javier Castellano y Tomás García, socios de Cuac Arquitectura, consideran que el dictamen de Icomos es «parcial» y debe entenderse como «una opinión más». «No hemos de olvidar –dice Castellano– que el jurado adoptó la decisión por unanimidad y que se demostró la alta sensibilidad hacia la Alhambra». Según Tomás García, no tiene sentido que el proyecto de Siza y Santos contara con el respaldo unánime, también del Patronato, y que ahora, «de forma oportunista», un consejo asesor diga que no vale.

«Resulta muy difícil de entender –dice García– que el monumento más visitado de España cuente con un espacio escénico tan pequeño y para tomar una coca cola haya que echar un euro en una máquina». «El Atrio se integra perfectamente en el entorno; es un proyecto inteligente», señala Tomás García.