Ideal

"La Alhambra no es un sultanato donde uno pueda hacer lo que quiera"

"La Alhambra no es un sultanato donde uno pueda hacer lo que quiera"
  • Reynaldo Fernández, director del Patronato de la Alhambra y del Generalife | Quince meses después de paralizar el proyecto Atrio y de iniciar consultas, la Alhambra ha recibido el informe de la Unesco para debatir el futurode los accesos

El Patronato de la Alhambra y el Generalife anunció en septiembre de 2015 el comienzo de conversaciones con todos los sectores de la sociedad para recabar información sobre una solución al Atrio. Según se informó entonces, hace un año y tres meses: «El director del Patronato que gestiona la Alhambra, Reynaldo Fernández, ha señalado que ‘no hay que tener prisa’ respecto a los plazos anunciados para los nuevos accesos del monumento granadino y que este mes de septiembre (de 2015) comenzarán las conversaciones ‘formales’ sobre la viabilidad de este proyecto».

–Ha pasado un año completo, quince meses exactamente, desde que se paralizara el proyecto Atrio. ¿En qué situación está?

–No hay nada nuevo de lo que ya se ha dicho. Primero, tuvimos una reunión con colectivos, y comprobamos que no había unanimidad en absoluto. Teníamos al Colegio de Arquitectos y a muchos arquitectos que se pronunciaban muy a favor del Atrio y a otros colectivos que estaban muy en contra. Se crearon plataformas a ambos lados y hubo mucho ruido en redes sociales a favor y en contra. Y más. Tuvimos una ronda de encuentros con los partidos políticos, pero todos se pronunciaron en el pleno municipal en contra del Atrio excepto el PSOE.

–Ciertamente se abrió un debate, si lo definimos en positivo. Yuna polémica, si optamos por calificarlo en negativo. Ante esta situación, ¿qué se hizo?

–Se pidió un informe a la Unesco. Nos han respondido que el Atrio es «invasivo». Así que lo paralizamos. Nos pidieron toda la documentación y se remitió antes de Navidad 2015. Solicitaron un resumen en inglés y se envió en el primer cuatrimestre de 2016. Pero, entre medias, sí hemos detectado que no hay unanimidad, ni mayoría a favor del proyecto ni tampoco en contra.Así que aparcamos el proyecto y estamos dando prioridad a otras cuestiones.

–El debate, la polémica, se llevó por delante el proyecto Atrio...

–Pensamos que la intervención en patrimonio tiene que tener consenso ciudadano y político. Y se ha visto que no lo tenía.

–La cuestión es que la Alhambra se ha quedado sin Atrio, concebido como el centro de servicios a la altura del monumento, que anda escasa de ellos ahora.

–Pero es que no solo hay que contar lo que ofrece la Alhambra. Tenemos la terraza La Mimbre, los Jardines Alberto, el hotel Guadalupe y el Generalife, el Alhambra Palace, y el Parador de San Francisco, el hostal América en la calle Real, el Pozo... Hay un montón de sitios para tomarse un café, una caña y su tapa o lo que quiera.

–Entonces, ¿el Atrio se hará o no se hará?

–El Atrio no se hará. Pero independientemente de que pueda gustar o no gustar, no puedes hacerlo sin mayorías y en contra de los partidos, de los ciudadanos que se van a manifestara continuamente en contra… No se puede, hay una realidad objetiva. No se trata de la voluntad personal de nadie sino del contexto de lo que es posible y de lo que no lo es. La Alhambra no es un sultanato donde uno pueda hacer lo que quiera, sino que se hace lo que democráticamente decida la sociedad y las administraciones. Lo que quiero transmitir es que muchas veces se piensa que se ha parado este proyecto o se ha parado lo otro, pero que si me empeño en sacar el Atrio me lo pueden parar en el Parlamento de Andalucía porque la sociedad está así de repartida. Así que, como ya se avanzó, hacemos nuestra la decisión de la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía de asumir lo que contenga el informe de Icomos, y han dicho que Atrio tiene un impacto negativo en la Alhambra y que es invasivo. Así que tendremos que seguir buscando.