Los mayores de Granada no pueden vivir sin bus

Los ancianos residentes en el paseo del Padre Manjón piden al Ayuntamiento que no se les quite el servicio de autobús del que hasta ahora disfrutaban

DIEGO QUEROGRANADA
Los mayores de Granada no pueden vivir sin bus

Las vecinas no hablan de otra cosa. La mayoría de las vecinas del paseo del Padre Manjón tienen una edad avanzada, y creen que con la peatonalización de la zona van a quedarse aisladas del resto de la ciudad. Para Modesta, Nicolasa y Josefina la decisión de hacer peatonal la zona no puede traer nada bueno, ya que implica que desaparezca lo que más utilizan estas tres octogenarias, el autobús.

Modesta está desesperada. Explica el recorrido que va a tener que hacer en autobús a partir de ahora, desde la Cuesta del Chapiz, pasando por el Sacromonte y luego por San Cristóbal, «perdiendo más de una hora». «Yo tengo osteoporosis, y he probado a ir andando hasta el centro, pero no llego a Plaza Nueva», explica Modesta, consciente del peso de los años.

Nicolasa explica como después de pasar media vida fregando escaleras, se siente encarcelada en su propia casa, de la que asegura que no va a salir por muy mal que se pongan las cosas. «No puedo coger taxis todos los días, y no puedo andar, ¿qué solución me van a dar?»

Parecido es el caso de Josefina, que además de sufrir de las piernas, tiene una afección en el corazón. «De aquí a Plaza Nueva tengo que descansar mínimo tres veces, porque no puedo, me asfixio», cuenta Josefina, pertrechada ahora en casa sin ver ningún vehículo pasar.

La solución

Las tres vecinas coinciden en la solución que se le podría dar a este problema. Simplemente, que los autobuses vuelvan a circular como antes lo hacían. Josefina ha presentado un escrito al Área de Movilidad del Ayuntamiento de Granada, aunque por ahora no han recibido respuesta. Mientras tanto, seguirán dependiendo de un taxi para poder moverse, aunque se gasten en ellos una parte importante de la pensión.

Fotos

Vídeos