¿Qué hay detrás del billete de 20 que vale 6.000 euros de 'El Hormiguero'?

YOLANDA VEIGA

Una de las originarias fórmulas de interacción de la televisión con el espectador fueron aquellas llamadas de teléfono a casa. ¿Se acuerdan? Con toda la ceremonia del mundo el presentador marcaba un número de teléfono del que solo desvelaba algunos números (el prefijo para que la gente supiera a qué región estaba llamando) y luego esperaba la reacción al otro lado. Era un riesgo porque la mayor parte de las veces salía mal. Contestaba al teléfono alguien que no estaba viendo la tele en ese momento y como por lo general creía que le estaban gastando una broma mandaba a freír espárragos al presentador, que hacía como que aquello le hacía mucha gracia. Y quizá se la hacía, pero no dejaba de ser un trago. Y el de casa perdía el dinero, claro. Por borde y por no haber estado atento y decir la frase que el presentador anunciaba varias veces a lo largo del programa y que se exigía como requisito para ganar el premio. Lo que viene siendo la fórmula más artesanal para fidelizar a la audiencia.

Se siguen haciendo cosas de esas, pero un poco más sofisticadas. Como lo que hicieron el otro día en 'El Hormiguero'. El programa va de sobra bien como para que se puedan permitir repartir unos pocos miles de euros entre los espectadores, que al fin y al cabo son los que les garantizan el sueldo con una generosa audiencia que, por otra parte, sería injusto decir que no merecen.

La semana pasada a Motos y a los suyos se les ocurrió soltar un billete de 20 euros en un lugar de España y animar a los televidentes a encontrarlo y contactar con ellos con la promesa de un premio de 6.000 (euros). La idea no puede ser más sencilla y más redonda a la vez. Lo habría sido mucho más si justo en el momento en que lo estaban contando por la tele hubiera llamado el agraciado. No sucedió así y tampoco apareció en los días siguientes. En realidad da igual. Que no aparezca jamás el dueño del billete no resta brillo a la iniciativa. Una evidencia de que todavía se pueden hacer cosas ingeniosas en la televisión. Cosas sencillas como ésta, sin ciencia alguna por detrás, pero resultonas. Por eso y por más 'El Hormiguero' es una de las apuestas más sólidas que hay actualmente en la parrilla.

Fotos

Vídeos