Ideal

Orange ofrece 3.350 millones por Jazztel y su presidente acepta

vídeo

Logotipo de Orange. / Damien Meyer (Afp)

  • La operación, no obstante, está pendiente de lo que digan el resto de los principales socios y de que se paralice la posible adquisición de Yoigo

El baile de fusiones en el sector de las telecomunicaciones ya ha tocado su segunda pieza, tras cerrarse este verano la compra de Ono por Vodafone. Jazztel es la siguiente pareja elegida, como se especulaba hace meses. Su gran atractivo como operadora de banda ancha ha terminado de convencer a Orange que, por fin, ha concretado una oferta: cerca de 3.350 millones de euros a razón de 13 euros en efectivo por título, una propuesta dirigida al 100% del capital social de una compañía que cotiza en Bolsa.

Pocas horas antes de que la propia empresa confirmara al regulador la existencia de la oferta -extremo que se conoció en la noche de este lunes-, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se había anticipado a los acontecimientos al suspender "cautelarmente" su cotización bursátil "por concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones". Y es que Jazztel se había revalorizado de forma apreciable en los últimos tiempos: un 12,5% esta misma jornada, un 37% en lo que va de año y casi un 55% en los últimos 12 meses.

Ese es precisamente el principal motivo de la urgencia de la filial de France Telecom en oficializar una propuesta formal, dado que inmersa como estaba en la posible compra de Yoigo -el cuarto operador de telefonía móvil en España-, el valor de la operadora de cable previsiblemente no iba a dejar de subir a corto plazo. Orange, de momento, ya ha logrado el sí de Leopoldo Fernández Pujals, presidente y principal socio de la compañía con el 14,5% de los títulos. También han dado su beneplácito a la propuesta otros dos socios minoritarios, que apenas suman el 1%: el consejero delegado, José Miguel García, y el secretario general del consejo, José Ortíz.

El siguiente paso será obtener el respaldo del resto de inversores, al menos hasta sumar el 50% del capital social sin contar la participación de los citados. De no lograrlo, algo poco probable ya que los principales son varios fondos de inversión -como el británico Gobernance for Owners (segundo por importancia, con el 4,9%) y el estadounidense Fidelity (4,2%)- y entidades financieras -como la banca francesa BNP Paribas (1,6%)- dispuestos a vender con una buena rentabilidad, Orange se reserva el derecho de frustrar toda la operación.

Su última condición es que el consejo de Jazztel renuncie a la posible compra de Yoigo que, según declaró la semana pasada a la CNMV, ya estaba negociando con su matriz, la multinacional sueca TeliaSonera (que controla el 76,6%). Fuentes del sector apuntaron que esa oferta habría podido rondar los 500 millones de euros, es decir, prácticamente la mitad de la valoración que su matriz le daba hace dos años en otros negociaciones similares con Vodafone y Orange. Hoy, sin embargo, se habría ‘conformado’ con una horquilla de entre 700 y 800 millones a la vista de la caída en sus ventas (un 16,3% en el primer semestre hasta los 407 millones de euros),

¿Una maniobra alcista?

Pero en Jazztel no están dispuestos a llegar a esa cota, pese a que la complementariedad entre ambas compañías se antojaba casi idónea. Es más, hubo quienes interpretaron días atrás que todo respondía a una maniobra del equipo de Fernández Pujals para encarecer su posible venta a Orange y los hechos parecen haberles dado la razón en buena medida. El dinero fresco le ha convencido de la bondad del proyecto, pese a que a finales de mayo ya rechazó una posible fusión porque su filial no cotizaba en Bolsa y eso imposibilitaba el intercambio de acciones con un canje real.

De hecho, el principal ejecutivo de la cablera se ha comprometido incluso aunque se produjeran contraofertas de terceros… eso sí, siempre que la firma francesa llegara a mejorarlas. Fernández Pujals, de origen cubanoespañol aunque nacionalidad estadounidense, fundó en 1988 la cadena de restauración Telepizza, cuya participación del 30% vendió 11 años después por casi 50.000 millones de pesetas (unos 360 millones de euros) un negocio que creó con poco más de una milésima parte de ese capital. Ahora aspira a dar un 'pelotazo' similar: invirtió 61 millones para comprar en 2004 el 25% de Jazztel y, tras ventas sucesivas de ese pedazo de la tarta, ahora aspira a lograr cerca de 500 millones por el 14,5% que todavía controla.

Con esta compra, forzada por la adquisición de Ono -el líder español del cable- a manos de Vodafone, Orange espera recuperar el segundo puesto del mercado nacional, sólo bajo la sombra del liderazgo de Movistar. Sumará 1,5 millones de clientes de banda ancha –aunque en los planes de Jazztel está previsto sumar cuatro millones de clientes hasta 2017 gracias a su despliegue de fibra óptica- para alcanzar una cuota del 28% y otros tantos de móvil donde, sin embargo, podría continuar por debajo del operadora británica. La compañía francesa estima que con esta operación obtendrá unas sinergias de 1.300 millones, al tiempo que tendrá que ampliar capital por un máximo de 2.000 millones para financiar el coste de la transacción.